Fin del bimonetarismo: ¿Dolarización o desdolarización?

Estándar

Mapa CR dolar

Costa Rica es un país con un ‘sistema bimonetario’, donde tanto el colón como el dólar circulan libremente y cumplen con las tres funciones básicas del dinero. Ambas monedas se utilizan para fijar precios (unidad de cuenta),  para hacer transacciones o negocios (medio de cambio) y para ahorrar (depósito de valor).

Sin embargo, el ‘bimonetarismo’ no es algo positivo, ya que trae consigo altos costos de transacción (cambiar una moneda a otra), costos relacionados con el financiamiento de reservas monetarias internacionales innecesarias, distorsiones al crédito y manipulación de tasas de interés y una gran incertidumbre por la manipulación del mercado cambiario [Ver “₡350,000,000,000 razones para Dolarizar*” (09/07/13) y “Casino cambiario II” (18/02/14)].

Screen Shot 2014-05-14 at 06.18.58

A pesar de todas las críticas que–con o sin razón–se le puedan hacer a la Reserva Federal (Banco Central de USA), nadie puede negar que, actualmente, el dólar es la moneda #1 en el sistema financiero internacional, la moneda más utilizada como reserva de valor y para realizar transacciones en el mundo.

Screen Shot 2014-05-14 at 06.12.05

Mientras tanto, ¿en cuál posición del ranking de monedas del mundo se ubica el colón costarricense? Me atrevería a afirmar que el dinero de MONOPOLY es más apreciado y circula más que el colón fuera de nuestras fronteras. Incluso, dentro de nuestras fronteras, aproximadamente la mitad de nuestra economía ya se encuentra informalmente ‘dolarizada’.

Screen Shot 2014-05-14 at 06.11.44

Muchísimos costarricenses, actualmente, prefieren al dólar. Esto hace mucho sentido, ya que, al compararlo con el colón, es una mejor unidad de cuenta (no es necesario cambiar los precios a cada rato), es un mejor medio de cambio (es más aceptada, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras) y es un mejor depósito de valor (mantiene mejor su valor en el tiempo). En otras palabras, el dólar es, simplemente, mejor dinero que el colón costarricense. [Ver “Guía para el Buen Dinero” (2011)]

Screen Shot 2014-05-14 at 06.15.14

Durante los últimos años, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central de Costa Rica (BCCR) han promovido desesperadamente la ‘desdolarización’ de la economía, pero no han sido capaces de explicar por qué, para el caso costarricense, es más conveniente ‘desdolarizar’ que ‘dolarizar’.

Todo apunta a que, simplemente, se trata de un capricho–que, lamentablemente, se traduce en elevados costos para los ciudadanos–de quienes se rehusan a renunciar al poder que tienen para manipular la política monetaria y cambiaria, sin rendir cuentas a nadie [Ver “Arbitrariedad monetaria y cambiaria” (Actualidad Económica marzo/2011)].

Por su parte, ex Presidentes del BCCR y banqueros expertos han explicado que el intentar ‘desdolarizar’ la economía no sería sencillo y han advertido acerca de los problemas que ocasionaría el intentarlo. Tal y como se reporta en la nota “Bajar dolarización de Costa Rica sería una labor larga y difícil” (El Financiero 02/06/13).

Screen Shot 2014-05-14 at 06.31.23

Este importante debate público apenas ha dado sus primeros pasos [Ver “Economistas debaten sobre sistema cambiario que debe seguir Costa Rica” (La Nación 03/06/13)].

Ventajas de dolarización. Para Loría un país se dolariza cuando toma la decisión de abandonar su moneda local para adoptar una mejor moneda extranjera para sus transacciones. Para los costarricenses la moneda natural sería el dólar estadounidense.

Según Loría, Costa Rica tendría que dar dos pasos para ir por este camino; aprobar el proyecto de Ley de Responsabilidad Monetaria, Integración Financiera y Dolarización y sustituir los colones en circulación por dólares, utilizando un tipo de cambio de conversión (por ejemplo, ¢500 por dólar).

El economista argumenta que es posible hacerlo sin pedir dólares prestados gracias a la gran cantidad de reservas que tiene el Banco Central ($7.958 millones).

Si estos pasos se dieran, según Loría, las personas podrían acceder a créditos en dólares sin problema, cuyas tasas de interés son casi la mitad de la de colones, lo cual hace rentable muchos proyectos que hoy en día no lo son, entre otros beneficios.”

Mientras que las ventajas de la ‘dolarización’ de la economía en otros países latinoamericanos, como El Salvador, se encuentran bien documentadas, las autoridades del BCCR, al no contar con argumentos técnicos para atacarla, intentaron, sin éxito y sin evidencia, atribuirle problemas que no existen

Esto queda claro en el artículo del ex Ministro de Hacienda y de Economía de El Salvador, Manuel Hinds,  “Dolarización y el crecimiento de El Salvador (Respuesta al Presidente del Banco Central de Costa Rica)” (26/04/14).

“El Presidente del Banco Central de Costa Rica puede tener muchas razones para no querer dolarizar a su país. En mi experiencia, todos los banqueros centrales las tienen. Pero no puede citar a El Salvador como ejemplo de fracaso de la dolarización porque ésta ha sido muy exitosa al proveer estabilidad, grandes incentivos a la inversión y grandes ahorros en circunstancias difíciles—como lo ha sido en circunstancias más fáciles en Panamá y en Ecuador, los otros dos países dolarizados en América Latina.”

Al mantener el ‘bimonetarismo’ e intentar ‘desdolarizar’ se generan costos innecesarios y muy significativos, que terminamos pagando todos. ‘Dolarizar’ es, por mucho, la mejor opción.

Costa Rica está lista para dolarizarse’. ¿Qué estamos esperando? Ver “Via crucis cambiario: LA DOLARIZACIÓN [última estación]” (08/03/14).

Screen Shot 2014-05-14 at 06.53.02

INCERTIDUMBRE: el peor enemigo de la inversión, el empleo y el crecimiento

Estándar

La incertidumbre–el no poder hacer estimados razonables con respecto a lo que va a pasar en el futuro–es el peor enemigo de la inversión, el empleo y el crecimiento.

Cuando, durante los últimos días, me han solicitado que mencione cuál es, desde mi perspectiva, la principal causa (solamente una) de la desaceleración de la economía, no ha sido necesario detenerme para pensar dos veces. Mi respuesta es: INCERTIDUMBRE. Ver, por ejemplo, “¿Inversiones son cuestión de imagen?” (16/07/13), en la Revista Mercados y Tendencias.

Actualmente, el elevado nivel de incertidumbre se alimenta de, al menos, cinco fuentes (varias de ellas relacionadas):

  1. Política fiscal – crecimiento del gasto público y de la deuda pública, sin límites, que, eventualmente (en el muy corto plazo) se traducirán en presiones para aprobar un nuevo paquete de impuestos, ya que nadie habla de recortar, seriamente, el gasto público y la deuda.
  2. Política monetaria y cambiaria – la amenaza de que se dispare la inflación, las restricciones innecesarias al crédito, la manipulación del tipo de cambio, la posibilidad de que se eliminen las bandas cambiarias y la eventual aprobación de una ley para desincentivar el ingreso de capitales (mala para la inversión, el empleo y el crecimiento).
  3. Tasas de interés en Estados Unidos – la expectativa de que la Reserva Federal suba las tasas de interés en Estados Unidos y que, como consecuencia, suban, también, en Costa Rica.
  4. Evolución de los mercados internacionales – Los mercados internacionales a los que exportamos, que son fuentes de recursos de Inversión Extranjera Directa y de turistas con alto poder adquisitivo parecen estar en proceso de recuperación, pero todavía se encuentran muy débiles.
  5. Política-electoral – Llegó el momento en el que el Gobierno actual va de salida y la gente no sabe quién va a resultar electo en las elecciones presidenciales de febrero de 2014, cómo quedará integrada la Asamblea Legislativa, quiénes van a ocupar los puestos de toma de decisiones y, más importante, qué van a hacer cuando lleguen ahí.

Incertidumbre

¿Qué hacer al respecto? La respuesta, tanto poderosa como simple, la ofrece Kenneth J. Arrow, Premio Nobel de Economía, quien nos recuerda, en “Information and Economic Behavior” (1973), que:

“…cuando hay incertidumbre, usualmente existe la posibilidad de reducirla a través de la adquisición de información.”

En otras palabras, tanto el Gobierno como quienes aspiran a la Presidencia de la República, deben hablar claro a los ciudadanos con respecto a lo que pueden esperar con respecto a las decisiones de política fiscal, política monetaria y cambiaria, tasas de interés, evolución de mercados internacionales y, en general, sus planes de gobierno (lo que, realmente, van a hacer si ganan). Esto debe complementarse, a su vez, con una política de 100% de transparencia y de acceso a información relevante para la toma de decisiones por parte del Gobierno, del Banco Central y de todas sus instituciones.

Abuso de poderes del Banco Central perjudica a los costarricenses

Estándar

La mala experiencia con el límite al crédito–arbitrario e innecesario, desde un punto de vista técnico–representa un ejemplo más de cómo la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) abusa de sus poderes–‘cheques en blanco’ que le otorga su Ley Orgánica–y crea distorsiones que perjudican a los costarricenses.

Las restricciones al crédito impuestas por el BCCR  han frenado la inversión, el crecimiento de la producción y, como resultado, se han destruido puestos de trabajo (ver “Analistas descartan ‘burbuja’ en la economía si se liberan límites al crédito“).

La imposición de topes al crecimiento del crédito no es una buena práctica y debe eliminarse de inmediato (ver “Presidente del Banco Central no puede ignorar el ruido de las ollas vacías“).

Otros ejemplos, se relacionan con el abuso de la emisión monetaria (que se traduce en más inflación, que perjudica más a quienes menos tienen), la manipulación del tipo de cambio (decisión arbitraria de ‘defender’ el tipo de cambio en 500 colones por dólar y acumular reservas innecesarias, incrementando sus pérdidas y endeudando a los costarricenses).

manipulacion

Entre los beneficios claros de la dolarización oficial se encuentra el que permitiría eliminar buena parte de la arbitrariedad en el manejo monetario y cambiario que tanto perjudica a los costarricenses (ver “Arbitrariedad monetaria y cambiaria“.

“El BCCR manipula la emisión de dinero, las tasas de interés y el tipo de cambio, entre otras cosas, que muchas veces hacen la diferencia entre ganar o perder para una empresa y entre crear o destruir un puesto de trabajo. También, como resultado de cada intervención (o no-intervención) del Central, se transfiere riqueza—porque así lo decidió su Junta Directiva—de un sector a otro de la sociedad. Esto resulta evidente al observar cómo se afecta de manera positiva o negativa, mes a mes, el poder de compra de los salarios, los ahorros y las pensiones denominadas en colones o en dólares. También, varían los alquileres y las cuotas de préstamos y los pagos establecidos en los contratos. Esto significa que algunos terminan pagando más o menos de lo que le corresponde como consecuencia de la manipulación de la política monetaria y cambiaria. En síntesis, gracias a que una (mala) ley lo faculta, las decisiones de la Junta Directiva del BCCR son responsables por una parte importante de las respuestas a las preguntas de quién obtiene quécuándo y cómo en la sociedad costarricense.”

Grupo de Economistas [documentos y comunicados de prensa]

Estándar

Recientemente, fui invitado a participar en el Grupo de Economistas, un interesante grupo de expertos de alto nivel que–preocupado por el rumbo que ha tomado el manejo de la economía costarricense y las consecuencias que esto tiene–se ha unido con el objetivo de analizar, fomentar el debate y definir posiciones frente a distintas alternativas de política económica.

Abajo, encontrarán los links a los documentos y comunicados de prensa recientes del Grupo de Economistas.

Los invito a estudiarlos, analizarlos y comentarlos. Por supuesto, también, a compartirlos y difundirlos ampliamente.

Continuar leyendo