Recortar gasto público

Estándar

¿ECONOMÍA PLANIFICADA O DESTRUCCIÓN PLANIFICADA?
“¡GASTEN! ¡GASTEN! GASTEN bajo el pretexto de reactivación económica – destrocen el gobierno – culpen a los capitalistas por el fracaso – echen a la basura la constitución y declaren una dictadura.”
~Chicago Tribune, 1934

En febrero de 2011, El Financiero reportó que el segundo mandato presidencial de Óscar Arias (2006-2010) se llevó el premio al gobierno más gastón. Para elaborar el ranking, se tomó en consideración el gasto como porcentaje del Porcentaje Interno Bruto (PIB) en los gobiernos de Óscar Arias (1986-1990), Rafael Ángel Calderón (1990-1994), José María Figueres (1994-1998), Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002), Abel Pacheco (2002-2006) y Óscar Arias (2006-2010).

Luis E. Loría - Gasto público y libertad individual

En abril de 2014, El Financiero reportó que el gobierno de Laura Chinchilla (2010-2014) se había logrado ubicar como el gobierno más gastón en los últimos 23 años y, por lo tanto, había pasado a ocupar el primer lugar en el ranking, desplazando al segundo mandato presidencial de Óscar Arias (2006-2010).

El gobierno de Luis Guillermo Solís (2014-2018) debe asumir el costo político de recortar gasto público [ver “El costo político de recortar gasto público” (La Nación 30/05/12)].

Esa fue una de sus principales promesas de campaña. Sería una enorme decepción si, a inicios del 2018, al abrir las páginas de El Financiero, nos damos cuenta de que el gobierno de Luis Guillermo Solís desplazó al gobierno de Laura Chinchilla como #1 en el ranking del gobierno más gastón.

“El asumir el costo político de recortar gasto público, hoy, es el mejor legado que esta administración le puede dejar a las futuras generaciones. No es justo que el Gobierno obligue a los costarricenses, de hoy y de mañana, a pagar la factura de las decisiones políticas que contribuyeron a disparar, innecesariamente, el gasto público.

Todos conocemos que el gasto público se disparó en rubros como empleo, salarios, beneficios, pensiones y transferencias, a partir de los últimos dos años de la Administración Arias Sánchez. Ese enorme incremento en gasto corriente, que ha continuado durante los primeros dos años de la Administración Chinchilla Miranda, no se tradujo en mejoras tangibles en los servicios para los ciudadanos. Al mismo tiempo, el gasto de inversión, que puede mejorar las capacidades del país para competir en el futuro, se mantuvo en el mínimo.

Hasta la fecha, los encargados del manejo económico han evadido su responsabilidad de presentar propuestas concretas para recortar –de manera significativa e inmediata — el gasto público, particularmente el gasto corriente.”

Chicago Tribune Cartoon - 1934

VALENTÍA POLÍTICA del equipo económico de Luis Guillermo Solís

Estándar

“Estos problemas no se refieren exclusivamente a la política—ya que la misma elección básica entre coraje y obediencia la enfrentamos todos continuamente, ya sea que tengamos miedo a la furia de los electores, amigos, una junta directiva de nuestro sindicato, siempre que nos paramos firmes en contra del flujo de opinión en asuntos fuertemente controvertidos… Un hombre hace lo que debe—a pesar de las consecuencias personales, a pesar de obstáculos y peligros y presiones–y esa es la base de toda moralidad humana.”
–John F. Kennedy, Profiles in Courage, 1956

En pocos días–después de meses de espera–, se despejarán las incógnitas con respecto a quiénes serán los integrantes del equipo económico que acompañará a don Luis Guillermo Solís.

Aunque estoy seguro de que el proceso de selección de los integrantes del equipo económico ya se encuentra en una etapa muy avanzada, me parece importante que–especialmente tomando en consideración la promesa del Presidente electo (que espero que se respete) de rechazar cualquier propuesta para crear nuevos impuestos o incrementar los existentes, durante los primeros dos años de su Gobierno–que no olvide incluir entre los criterios de selección el que todos los integrantes cuenten con calificaciones sobresalientes en términos de “valentía política”.

Valentía Política

Esta importante cualidad–la “valentía política”–, a pesar de que es muy difícil encontrar entre los más distinguidos economistas costarricenses, es necesaria para aspirar a recortar el 100% del gasto público innecesario, tal y como lo explicó, con claridad, el Presidente del Banco Central de Costa Rica, don Rodrigo Bolaños (“Entre una irresponsabilidad y otra es mejor la reforma fiscal”, La Prensa Libre 03/09/11).

“Ahí están esas plazas para reducirlas, despedir y rebajar todos los salarios en los que se aumentó. Eso se puede hacer, solo falta la valentía política de hacerlo”, dijo el jerarca del BCCR.

Ahora, en el ocaso de la Administración de la Presidenta Laura Chinchilla, reaparece don Rodrigo para ‘poner el dedo en la llaga’ y recordar que–ignorando a la irresponsabilidad fiscal y la absoluta carencia de “valentía política” que ha caracterizado al equipo económico que pertenece–se ha puesto en peligro el crecimiento económico y el bienestar nacional (Diario Extra 08/04/14). ¡Qué cáscara!

“El Banco Central ha alertado constantemente sobre la amenaza que este déficit representa para la estabilidad macroeconómica del país y ha urgido que se tomen acciones efectivas para iniciar su disminución a niveles sostenibles. No hacerlo puede poner en peligro el crecimiento económico y el bienestar nacional”, señaló el mandatario. 

Entonces, don Luis Guillermo Solís–para poder ‘poner la casa en orden’ y recuperar la responsabilidad en el manejo de las finanzas públicas–debe usted garantizar que los integrantes de su equipo económico cuenten con la “valentía política” para liderar los necesarios recortes para eliminar todo el gasto público innecesario. De lo contrario, a la economía costarricense se la seguirá llevando el diablo.