¿Cómo nos beneficia–o perjudica–la ‘agenda’ del sindicalismo?

Estándar

Los dirigentes sindicales y los diputados que promueven la ‘agenda’  del sindicalismo–con Democracia de la Calle y desde la Asamblea Legislativa–deben explicar cómo ésta beneficia a TODOS los costarricenses.

La nota “Sindicalismo gana voces en el Congreso e impulsa su agenda” (La Nación 02/06/14) resalta, junto al titular, que:

“CUATRO DIPUTADOS DEL FA Y CUATRO DEL PAC SON CERCANOS A ORGANIZACIONES DE TRABAJADORES

Prioridad gremial es impulsar la ley que permite la huelga en servicios esenciales

Legisladores planean agruparse en un bloque sindical parlamentario

Contrario a otras épocas en que las voces de los gremios solo se escuchaban en las afueras del edificio principal del Congreso, diputados con formación sindical tendrán ahora la posibilidad de defender los temas de interés de sus organizaciones dentro de los recintos legislativos.”

Sindicalismo congreso

Foto de La Nación

 

De manera clara y transparente, los promotores de la ‘agenda’ del sindicalismo deben responder, al menos, las siguientes preguntas, cuyas respuestas son de interés de TODOS los costarricenses:

1. ¿Cuáles son los principales elementos de la ‘agenda’ del sindicalismo?

2. ¿Cuáles son los costos y beneficios asociados con cada elemento de la ‘agenda’ del sindicalismo?

3. ¿Quiénes ganan y quiénes pierden si se aprueba cada elemento de la ‘agenda’ del sindicalismo?

4. ¿Cuál sería el impacto esperado en la inversión, la producción y el empleo si se aprueba cada elemento de la ‘agenda’ del sindicalismo?

5. ¿Por qué los costarricenses que no pertenecen a un sindicato deberían apoyar la ‘agenda’ del sindicalismo?

Esperemos las respuestas para determinar, sin temor a equivocarnos, cómo nos beneficia–o perjudica–la ‘agenda’ del sindicalismo.

Mi Villano Favorito y la restricción al crédito

Estándar

¿Es posible, en la vida real, pasar de ‘villano’ a ‘villano favorito’, un héroe amado por todos? El eliminar la restricción al crédito parece que lo hizo posible para el presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Por su insistencia en la restricción al crédito, el presidente del BCCR pasó rápidamente a convertirse en el ‘villano’ de la película. Todos lo señalaron con el dedo: las cámaras empresariales, los analistas económicos, los banqueros, el Vicepresidente de la República e, incluso, doña Laura Chinchilla. Los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales hicieron, como debe ser, eco de esto. [Ver: “Presidente del Banco Central no puede ignorar el ruido de las ollas vacías“.]

Pero, ¿no es cierto que todos nos equivocamos? ¿No estamos siendo muy duros con él por haber tomado esa decisión? Por supuesto que todos nos equivocamos, la diferencia es que cuando la cabeza del BCCR se equivoca–al manipular arbitrariamente la política monetaria y cambiaria–quiebran empresas y la gente pierde su trabajo.

Hasta aquí no hay sorpresas en la historia, solamente hay un ‘villano’.

La fantástica transformación–de ‘villano’ a ‘villano favorito’–ocurrió en el instante en que el personaje hizo pública la revisión del Programa Macroeconómico 2013-2014 y eliminó la restricción al crédito. Ni en la película de dibujos animados pasa que todos los actores que criticaron con dureza al ‘villano’ pasan a alabarlo y amarlo, convirtiéndolo en el ‘villano favorito’.

Mi Villano Favorito

En su marcha triunfal por los principales programas de opinión y medios de comunicación, solamente le faltó coronar su celebración–al igual que Miss Costa Rica–con un ¡uyuyuy bajura!

Mi crítica de esta historia de fantasía, que nos tocó vivir la semana pasada, es la siguente: el eliminar la restricción al crédito–algo que hizo de muy mala gana y sin aceptar que se equivocó–no justifica que el presidente del BCCR pase de ‘villano’ a ‘villano favorito’.

El dejar de hacer algo que está mal no es igual que hacer algo bien. Esto debería ser evidente al observar que las consecuencias de la restricción al crédito impuestas por el BCCR, en términos de expectativas negativas, pérdida de dinamismo en la producción y destrucción de puestos de trabajo permanecen allí, aunque se haya eliminado la medida. En ese sentido, la medida no puede calificar como parte de una estrategia de estímulo a la producción, simplemente dejó de perjudicarla.

Finalmente–y más importante–la celebración de la sabia decisión de eliminar la restricción al crédito es muy prematura y, en el fondo, no se justifica. El hoy ‘villano favorito’ anunció que, casi inmediatamente, se intentará aprobar una ley para desincentivar el ingreso de capitales y entrarán a regir disposiciones para encarecer, dificultar y negar el crédito en dólares, así que, en la práctica, lo que viene puede terminar siendo mucho peor y haciendo más daño que la misma restricción al crédito.

Puede ser que aquí no termine la historia y que nuestro ‘villano favorito’ pueda terminar como quien lo precedió en la presidencia del BCCR, como Personaje del Año y considerado, por algunos, como alguien “presidenciable” o, por lo menos, “vicepresidenciable”.

Abuso de poderes del Banco Central perjudica a los costarricenses

Estándar

La mala experiencia con el límite al crédito–arbitrario e innecesario, desde un punto de vista técnico–representa un ejemplo más de cómo la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) abusa de sus poderes–‘cheques en blanco’ que le otorga su Ley Orgánica–y crea distorsiones que perjudican a los costarricenses.

Las restricciones al crédito impuestas por el BCCR  han frenado la inversión, el crecimiento de la producción y, como resultado, se han destruido puestos de trabajo (ver “Analistas descartan ‘burbuja’ en la economía si se liberan límites al crédito“).

La imposición de topes al crecimiento del crédito no es una buena práctica y debe eliminarse de inmediato (ver “Presidente del Banco Central no puede ignorar el ruido de las ollas vacías“).

Otros ejemplos, se relacionan con el abuso de la emisión monetaria (que se traduce en más inflación, que perjudica más a quienes menos tienen), la manipulación del tipo de cambio (decisión arbitraria de ‘defender’ el tipo de cambio en 500 colones por dólar y acumular reservas innecesarias, incrementando sus pérdidas y endeudando a los costarricenses).

manipulacion

Entre los beneficios claros de la dolarización oficial se encuentra el que permitiría eliminar buena parte de la arbitrariedad en el manejo monetario y cambiario que tanto perjudica a los costarricenses (ver “Arbitrariedad monetaria y cambiaria“.

“El BCCR manipula la emisión de dinero, las tasas de interés y el tipo de cambio, entre otras cosas, que muchas veces hacen la diferencia entre ganar o perder para una empresa y entre crear o destruir un puesto de trabajo. También, como resultado de cada intervención (o no-intervención) del Central, se transfiere riqueza—porque así lo decidió su Junta Directiva—de un sector a otro de la sociedad. Esto resulta evidente al observar cómo se afecta de manera positiva o negativa, mes a mes, el poder de compra de los salarios, los ahorros y las pensiones denominadas en colones o en dólares. También, varían los alquileres y las cuotas de préstamos y los pagos establecidos en los contratos. Esto significa que algunos terminan pagando más o menos de lo que le corresponde como consecuencia de la manipulación de la política monetaria y cambiaria. En síntesis, gracias a que una (mala) ley lo faculta, las decisiones de la Junta Directiva del BCCR son responsables por una parte importante de las respuestas a las preguntas de quién obtiene quécuándo y cómo en la sociedad costarricense.”