Destrucción creativa para el modelo de desarrollo costarricense

Estándar

En Costa Rica, no podemos continuar con el nadadito de perro‘, ‘pateando la pelota hacia adelante‘ y ‘desatascando la carreta. Ya mucho se ha hablado acerca de que el modelo de desarrollo costarricense ha sido insuficiente y se está agotandoEs claro que la estrategia de mejoras graduales no sirvió para responder a las demandas de los ticos y de los mercados internacionales.

Durante los últimos 25 años, los principales intentos por  reformar el Estado costarricense han fracasado y existen dudas importantes acerca de la posibilidad de lograr los consensos requeridos para completarla.

Como las dificultades de reformar el Estado, como un todo, son enormes, vale la pena considerar con seriedad la posibilidad de innovaciones en arreglos institucionales para permitir que actores locales–ya sea públicos o privados, locales o internacionales–asuman actividades que, hasta ahora, se las han reservado el Gobierno y sus instituciones.

En esta línea, Fernando Zamora C, en su artículo “Desafíos del modelo constitucional” (La Nación 22/03/14), propone apostar por fortalecer el poder local:

Así, es posible trasladar funciones vitales del gobierno hacia formas públicas de organización cercanas al individuo y la comunidad. Y, en otra vía, también fomentar formas de ejecución no gubernamentales de las obras y políticas públicas bajo la rectoría, pero sin la ejecución por parte de la burocracia estatal.

La forma directorial de gobierno hace viable que los actores públicos locales asuman actividades típicas del Gobierno Central, como, por ejemplo, la educativa, de seguridad ciudadana, administración sanitaria y hospitalaria. En Suiza, los cantones controlan, incluso, cierto desarrollo de infraestructura, gestión aduanera, portuaria y aeroportuaria, y hasta el desarrollo de proyectos energéticos y científicos. En esencia, una verdadera revolución constitucional.

Startup Cities Institute

Un tipo de innovación en arreglos institucionales más profunda y disruptiva–en mi opinión, capaz de lograr la ‘destrucción creativa’ (Schumpeter) que requiere nuestro modelo de desarrollo–es la que promueve el Startup Cities Institute, de la Universidad Francisco Marroquín, en Guatemala, de la mano de líderes como Giancarlo Ibarguen, Carmina Valdizán y Zachary Caceres. En el artículo “¿Y si la política progresara como la tecnología?” (El Amigo de la Marro 14/03/14), se explica que:

Las Startup Cities compiten para atraer a ciudadanos proveyendo bienes públicos de alta calidad, seguridad, servicios sociales y una buena administración de justicia. Democratizan el acceso a la ley y al gobierno y da a los pobres del mundo la misma oportunidad para convertirse en empresarios exitosos, oportunidad que en algunos países existe sólo para unos pocos.

Estas ciudades pueden ser usadas para crear crecimiento económico inclusivo, combatir la corrupción y la inseguridad y para poner a prueba políticas públicas innovadoras sobre servicios públicos, transparencia y gestión ambiental.

Las Startup Cities son una versión refinada de las zonas libres del siglo XX, usualmente llamadas zonas económicas especiales, zonas de procesos de exportación o zonas libres de impuestos. Estas zonas son pequeñas porciones de tierras con políticas tributarias y regulatorias ligeramente diferentes. Muchas de ellas han creado trabajos y atraído inversiones, pero han hecho poco para abrir el acceso a herramientas de emprendedurismo para los pobres del mundo.

Para muchos, la primera reacción al escucha hablar de las Startup Cities podría ser de rechazo automático, por considerar que se trata de una propuesta salida de un libro de ciencia ficción. Sin embargo, esa sería una reacción equivocada, ya que desde el tiempo de los fenicios, como explicó Geoffrey Parker en “Sovereign City: TheCity-State though History”, se ha documentado que ciudades con arreglos institucionales superiores fueron más efectivas, que otras con arreglos institucionales inferiores, en contribuir a que sus ciudadanos escaparan de la pobreza y  alcanzaran mayores niveles de bienestar y prosperidad.

Las primeras ciudades estado eran, por lo tanto, la invención de personas que habían descubierto que el comercio marítimo podía transformar la pobreza en riqueza y que requerían un sistema político que permitiera conducirlo de la manera más efectiva y con el mínimo de interferencia.
Es hora de que Costa Rica apueste decididamente, con las Startup Cities, por una ‘destrucción creativa’ de su modelo de desarrollo, para que así pueda aspirar, en un futuro no muy lejano–gracias a mejoras significativas en innovación y productividad–a ubicarse dentro del grupo de los países que ofrecen los mejores niveles de bienestar y prosperidad a sus ciudadanos.

Teología económica: verdades reveladas por el tiempo

Estándar

En diciembre de 2008, antes de que el Presidente Óscar Arias presentara el Plan Escudo, su propuesta para enfrentar la crisis económica, advertí en mi artículo “Teología Económica” (El Financiero 28/12/08) algo que se ha convertido en una verdad revelada por el tiempo (rechazada solamente por el ex Ministro de Hacienda, don Guillermo Zúñiga), pero que, en aquel momento, fue calificado como una grave herejía económica cuando, en medio del aquelarre de la política económica, se escuchaban el grito efusivo que decía: “ahora todos somos Keynesianos”.

Una estrategia coherente para enfrentar la crisis económica, para desilusión de muchos, tampoco emergerá de la exhumación de la tumba de John M. Keynes. Los países no crecen, ni generan riqueza, por decreto o por una mayor intervención del Estado.

La peligrosa inclinación por disparar el gasto público en momentos de crisis solamente puede contribuir a prolongarla. Antes de pedir al Gobierno que ponga plata aquí o allá, deténgase un momento y hágase la siguiente pregunta: ¿De dónde sacará la plata el Gobierno para hacer esos gastos? La respuesta es muy simple: de su bolsillo, de su salario, de sus ahorros, de sus pensiones y de sus utilidades.

El artículo no solamente señaló oportunamente los errores que se estaban cometiendo en el manejo de la política económica, sino que fue más allá y ofreció propuestas alternativas–que fueron ignoradas–para enfrentar, con éxito, la crisis.

¿Cómo enfrentar, entonces, la crisis? Con un paquete de medidas que garanticen una mayor libertad económica, que se traduzca un mejor ambiente para hacer negocios, la creación de nuevas empresas y mayor innovación. Ese es el camino que han seguido todas las economías capitalistas modernas exitosas para escapar de la pobreza.

Se requiere un paquete de medidas urgente que incluyan la reducción de tasas impositivas sobre la renta , la eliminación de impuestos menores (para que individuos y empresas cuenten con más recursos para consumo e inversión) y la dolarización de la economía (para anclar la inflación y reducir significativamente las tasas de interés).

Para terminar, el artículo concluyó sentenciando que:

Si no se adoptan rápidamente esas medidas, muy pronto, será necesario recurrir a la teología económica: aquella rama de la economía que estudia a las economías que se lleva el diablo.

caricatura -teología económica #10

Pasaron más de cinco años hasta que hoy,  el Ministro de Hacienda, don Edgar Ayales, dejara muy claro, en una entrevista publicada en El Financiero (09/03/14), que las medidas tomadas en el Plan Escudo fueron equivocadas y que estas son la causa de los serios problemas fiscales que estamos sufriendo:

Viendo las cosas en perspectiva y considerando el déficit fiscal actual, ¿usted acepta hoy que fueron equivocadas las medidas tomadas por Óscar Arias con el Plan Escudo ?
(Ríe) Qué difícil, yo usualmente no me refiero a personas directamente… me hubiera dicho mejor entre los años 2008 y 2010… Ciertamente, yo entiendo las medidas que se tomaron en esos años, entiendo, pero sí creo que esas medidas tuvieron un impacto muy importante en lo que vivimos hoy. Uno muy importante.

¿No era predecible que, si estaba desacelerando la economía y empezamos a gastar un montón en planilla, meto a las finanzas públicas en un problema serio?
Bueno, eh, es muy difícil, no estoy en los zapatos del ministro de entonces, es muy difícil, pero sí, uno podría argumentar que el incremento del ingreso que hubo fue temporal, quizás sí. Yo hubiera canalizado el gasto de manera diferente.

A nuestra economía se la sigue llevando el diablo. Si no se toman las acciones correctivas necesarias–las mismas que propuse en el 2008–para garantizar una mayor libertad económica, corremos el riesgo de condenarnos a la pobreza y al subdesarrollo por toda la eternidad.

Presidente del Banco Central no puede ignorar el ruido de las ollas vacías

Estándar

¿Por qué le costará tanto al Presidente del Banco Central reconocer que se equivocó y eliminar el límite al crédito? No perdería nada al hacerlo, ya todos se dieron cuenta de que ‘metió la pata’, y se lo han indicado públicamente.

No existen argumentos para mantener el límite al crédito. Se ha demostrado ampliamente que se trata de una medida inconveniente. Sus resultados están a la vista: 14,000 personas perdieron su trabajo, de acuerdo con UCCAEP.

caricarura - incremento en desempleo y pobreza #4

La medida también contribuyó a elevar la incertidumbre y perjudicó el ambiente para la inversión y desarrollar actividades productivas, tal y como explicó don Jaime Molina, Presidente de UCCAEP:

“La medida generó incertidumbre en los empresarios y este es el peor enemigo que podemos tener, pues detiene decisiones de negocios”.

De hecho, todo el conjunto de medidas–léase distorsiones adicionales–que planteó el Presidente del Banco Central como parte de una cruzada inútil por ‘desdolarizar´la economía va en contra de lo que beneficia a los costarricenses. Ni límites al crédito, ni mayores encajes, ni elevar artificialmente el costo de los créditos en dólares, ni aprobar un proyecto de ‘ley espantapájaros’ para desincentivar el ingreso de capitales nos beneficia. Todos se traducirían, eventualmente, en restricciones o costos adicionales para los usuarios del crédito en dólares (si es que pueden conseguir uno).

No es aceptable que–además de persistir en el error del tope del crédito–pretenda el Presidente del Banco Central obligar a los costarricenses a escoger entre varios males (que solamente a él benefician), cuando existe la opción de rechazarlos todos. Esto lo expliqué, días atrás, en “3 breves comentarios acerca de la opinión del Presidente del Banco Central”:

“1. No es correcto que el Presidente del Banco Central y las autoridades económicas del Gobierno pretendan obligar a los costarricenses a escoger entre dos males [ver “Proyecto de ley para desincentivar el ingreso de capitales se mantiene atascado en el Congreso”] cuando existe la alternativa de rechazarlos a ambos. Las restricciones al crédito deben ser eliminadas, sin condiciones, y la Ley para desincentivar el ingreso de capitales debe ser desechada. Ninguna de las dos distorsiones beneficia a los costarricenses [ver“Grupo de Economistas en contra de desincentivar ingreso de capitales” y “Grupo de Economistas apoya reducir tasas de interés pero duda de su efectividad y formula serias advertencias”, donde se explica la necesidad de derogar los límites al crédito].”

En la misma línea, don Ronulfo Jiménez, rechazó las “amenazas” del Presidente del ente emisor de que solamente eliminará el las restricciones al crédito si le aprueban otras:

“Según Jiménez, aunque el Central niegue que el tope ha reducido los créditos,  a la fecha los bancos han recibido el jalón de orejas porque ya sobrepasaron el tope crediticio. Además, para el economista es preocupante que se “amenace” con que la medida podría mantenerse por más tiempo si no hay otros instrumentos  financieros, y en ese panorama proyectan más desempleo y mayor depresión económica.”

Al continuar manteniendo una medida que nunca se justificó–defendiendo lo indefendible–solamente contribuye a perjudicar más su credibilidad y la del BCCR, que están por los suelos. Adicionalmente, cuando, finalmente, elimine el límite al crédito–porque lo va a terminar haciendo–quedará totalmente demostrado que quien tiene la última palabra acerca de lo que se hace en materia de política monetaria y cambiaria no es el Presidente ni la Junta Directiva del Banco Central, sino la Presidencia de la República, como también, lo expliqué días atrás:

“2. Debe quedar claro frente a la opinión pública que quienes pusieron en juego la credibilidad del Banco Central–y son los únicos responsable de que esa credibilidad haya caído por los suelos–son los miembros de la Junta Directiva del BCCR, que se han dedicado, durante los últimos años, a implementar ocurrencias y decisiones desacertadas–separándose, frecuentemente, de las recomendaciones técnicas para abrazar recomendaciones políticas que emanan de Casa Presidencial–[ver, por ejemplo, slides 11, 12 y 13 de presentación “Bandas vs. Flotación: ¿qué nos conviene?” del Dr. Bernal Jiménez Chavarría].”

Como vamos a entrar en la dinámica de que el Presidente y la Junta Directiva del Banco Central acepten sus errores y los corrijan, deberíamos aprovechar para, de una vez, poner fin al fracasado experimento de bandas cambiarias y proceder a dolarizar, tal y como lo recomendé, hace casi tres años, cuando expliqué que llegaría el momento en el que no podrán ignorar, por mucho tiempo, el ruido de las ollas vacías:

“No se puede ignorar el ruido de las ollas vacías. A diferencia de las críticas de analistas y empresarios, el Gobierno y la Junta Directiva del Banco Central no podrán ignorar, en el muy corto plazo, el impacto negativo que el fracasado experimento cambiario tendrá sobre el empleo.

No existe argumento técnico que pueda exponer el presidente del Banco Central para convencer de las bondades de las bandas cambiarias a un jefe de familia que no puede dar de comer a su familia. El experimento cambiario tiene sus días contados porque nada suena más fuerte que el ruido de las ollas vacías.”

Grupo de Economistas [documentos y comunicados de prensa]

Estándar

Recientemente, fui invitado a participar en el Grupo de Economistas, un interesante grupo de expertos de alto nivel que–preocupado por el rumbo que ha tomado el manejo de la economía costarricense y las consecuencias que esto tiene–se ha unido con el objetivo de analizar, fomentar el debate y definir posiciones frente a distintas alternativas de política económica.

Abajo, encontrarán los links a los documentos y comunicados de prensa recientes del Grupo de Economistas.

Los invito a estudiarlos, analizarlos y comentarlos. Por supuesto, también, a compartirlos y difundirlos ampliamente.

Continuar leyendo