El miedo a pensar y opinar distinto

Estándar
No existen temas tabú. Aborto, unión de parejas del mismo sexo, eutanasia, legalización de las drogas, género, pedofilia, corrupción, estado laico, cultura, ideología, migración izquierdas y derechas, liberalismo y comunismo, pensiones de lujo, abusos sindicales, evasión de impuestos, despilfarro de recursos, violación de la ley, manipulación del tipo de cambio, presupuestos ilegales, ocultamiento de información de interés público, ética y moral, etc., todo, absolutamente, todo–incluyendo los temas más polémicos y sobre los que existen posiciones más diferentes, e incluso opuestas–se deben discutir abiertamente, con argumentos serios, sin perjuicios, sin complejos y sin ataques personales o descalificaciones.
Todos, en libertad, pueden escoger las ideas que les parece importantes defender y promover. También, por supuesto, pueden organizarse, de la manera que consideren más conveniente–sin recurrir a la violencia–para promoverlas.
La tolerancia es clave. El que alguien–por más absurdo e irracional que me parezca–mantenga una posición distinta o, incluso, opuesta, no lo convierte en mi enemigo, ni es razón para odiarlo.
No hay que tener miedo a pensar y opinar distinto. El día en que se limite o prohíba la posibilidad de que una sola persona piense y opine de manera distinta, estaremos renunciando a la posibilidad de progresar como sociedad.
JSM
“Si toda la humanidad, excepto uno, compartiera una opinión y solamente una persona tuviera una opinión contraria, la humanidad no estaría más legitimada para silenciar a esa única persona que lo que esa persona estaría legitimada para silenciar él, si tuviera el poder, a la humanidad. Si una opinión fuera una posesión personal sin valor excepto para su dueño; si el que se obstruya el disfrute de ella fuera simplemente un perjuicio personal, acaso haría diferencia si ese perjuicio fuera infligido solamente sobre unas pocas personas o sobre muchas. Sin embargo, la maldad peculiar de silenciar la expresión de una opinión es que le está robando a la raza humana; a la posteridad, así como a la generación existente; a aquellos que disienten de la opinión todavía más que a los que la sostienen. Si la opinión es correcta, se privan de la oportunidad de intercambiar el error por la verdad: si es incorrecta, ellos pierden lo que es un beneficio casi igual de grande, la percepción más clara y una impresión más viva de la verdad, que se produce por su colisión con el error.”
~John Stuart Mill, “On Liberty”, 1859.

¿Usted ➕ y ✖️ o ➖ y ➗?

Estándar

* Para aspirar a cambiar Costa Rica 🇨🇷  y el mundo 🌎 , con probabilidades de éxito más que razonables, no se pueden conformar con trabajar 8 horas diarias 🕗 , se requiere una dedicación extraordinaria y permanente de tiempo, bajo distintas circunstancias 🌞🌛 ⛈ ❄️ .

* En mi caso, invierto muchas horas extra para leer 📚 , para pensar 🤔 , para soñar 🎆 , escribir ✍ , escuchar música 🎼  y–en todo momento–dedicar el trabajo a Dios ✝  y pedirle que, sin importar lo que uno quisiera, se haga su voluntad y no la de uno 🙏 .

* Por supuesto, sin importar cuánto esfuerzo 🛠  y cabeza 🗿 se le ponga, lo más común es no tener éxito en el primer intento 📉 , pero en esos momentos difíciles, cuando, por la razón que sea, vamos perdiendo, a veces por goleada, en el marcador de la vida ⚽️⚽️⚽️ , es cuando, en lugar de quejarse 😢  o enojarse 😡 , hay que sacar fuerzas 💪 , de donde no hay, para seguir adelante y, eventualmente, lograr el impacto deseado 👊 .

* El mundo sería un mucho mejor lugar si tantas personas no prefirieran cumplir con lo que se les exige o, simplemente, se les paga por hacer y estuvieran dispuestas a agregar a sus planes de vida una cuota, aunque sea mínima, de sacrificio personal para intentar algo que valga la pena y que pueda tener un impacto positivo en las vidas de los demás.

Estoy convencido de que los que queremos   y ✖️  somos más que los que prefieren   y ➗ , así que, a ponerle ganas y a sacar adelante la tarea. No hay que tenerle miedo a los que se dedican a criticar y a estorbar, en lugar de trabajar y hacer que las cosas pasen.