Chantaje y falta de coraje [levantar el veto]

Estándar

Considero repudiable el que representantes del Gobierno, utilizando el nombre del Presidente Luis Guillermo Solís, recurran al chantaje para crear pánico entre empresarios y ciudadanos y ‘torcerle los brazos a los diputados’ al amenazar con que el Presidente levantará el veto a la Reforma al Código Procesal Laboral, si no se consiguen 38 votos para extender el plazo de discusión del proyecto, antes del 13 de diciembre.

Aparte de lo repudiable de recurrir al chantaje, el hacerlo demuestra la falta de coraje del Presidente Solís y de su equipo para tomar una decisión trascendental, que tendrá, sin duda, importantes consecuencias políticas, económicas y sociales.

Foto tomada de ElPaís.cr [http://www.elpais.cr/2014/10/27/aumentan-amenazas-de-violencia-en-limon/]

Foto tomada de ElPaís.cr [http://www.elpais.cr/2014/10/27/aumentan-amenazas-de-violencia-en-limon/]

Si el Presidente considera conveniente levantar el veto a la Reforma al Código Procesal Laboral y consolidar su alianza con el ‘neocomunismo’, representado por el Frente Amplio y los sindicatos radicales, que tenga el coraje de hacerlo, de una vez, y que asuma el costo político y se haga responsable por las consecuencias de su decisión. No hay razón para esperar al 13 de diciembre o extender el plazo de discusión.

Si, por el contrario, el Presidente considera que no es conveniente levantar el veto a la Reforma al Código Procesal Laboral porque fortalecería la “Democracia de la Calle” que utilizan el Frente Amplio y los sindicatos radicales para intentar imponer una agenda–por medio de la coerción y la violencia–contraria a los intereses de la inmensa mayoría de los costarricenses que aspiran a vivir en paz, en libertad y en democracia, que tenga el coraje de hacerlo, de una vez, y que asuma el costo político y se haga responsable por las consecuencias de su decisión. No hay razón para esperar al 13 de diciembre o extender el plazo de discusión.

El Presidente John F. Kennedy resaltó, en “Perfiles de Coraje” (1956), la importancia de que los hombres, especialmente los políticos, hagan lo que tienen que hacer:

“Un hombre hace lo que tiene que hacer–a pesar de las consecuencias personales, a pesar de los obstáculos y peligros y presiones–y esa es la base de toda la moralidad humana.”

La Trocha Cambiaria

Estándar

¿Cuánta plata hay que mover–sin transparencia y sin rendición de cuentas–para justificar una gira presidencial con un enorme despliegue logístico y una amplia cobertura de medios?

Nadie sabe, con certeza, cuánto terminará costando a los costarricenses la Ruta 1856 “Juan Rafael Mora Porras”–conocida popularmente como “La Trocha”–.

Diferentes estimaciones arrojan cifras que van desde los 50 mil millones de colones (Pedro Castro, ex Ministro de Obras Públicas y Transportes) hasta los 90 mil millones de colones (Luis Guillermo Solís, Presidente de la República).

La transferencia de unos 23 mil millones de colones de fondos públicossin estudios, ni planos–, mediante modificaciones al presupuesto general de la República del 2011, que no conoció la Asamblea Legislativa, vía decretos al amparo de una declaración de emergencia, encendió todas las luces de alerta.

“Además de los fondos aportados por el Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI) a la Ruta 1856 (denominada trocha fronteriza), el gobierno de Laura Chinchilla destinó ¢23.000 millones para obras mediante modificaciones al presupuesto general de la República del 2011, que no conoció la Asamblea Legislativa.

Dichos fondos fueron aportados por los Ministerios de Educación, Seguridad Pública y Hacienda. Las modificaciones se hicieron vía decretos al amparo de la declaración de emergencia que emitió el Poder Ejecutivo el 7 de marzo del 2011, para atender la invasión nicaragüense a la fronteriza isla Calero en octubre del 2010.”

Desde que los medios de comunicación destaparon el escándalo de “La Trocha”, los ciudadanos, en general, han estado muy pendientes de la evolución del caso. Incluso, don Helio Fallas, Vicepresidente de la República, Coordinador del Área Económica y Ministro de Hacienda, clasificó a “La Trocha” como un problema de corrupción, en el apartado de rendición de cuentas en una tabla que acompaña las principales propuestas en materia fiscal de la Administración Solís Rivera.

Screen Shot 2014-06-06 at 04.59.50

 

Por lo anterior, no sorprendió el anuncio de que la primera gira del Presidente Luis Guillermo Solís sería a “La Trocha”. Tampoco sorprendieron el enorme despliegue logístico y la amplia cobertura de los medios a la gira presidencial a “La Trocha”. Eso era, precisamente, lo que los costarricenses esperaban del nuevo Presidente: verlo ‘con las botas puestas’ enfrentando los problemas.

Trocha Fronteriza - Pablo-Montiel - La Nación

Foto: Pablo Montiel, La Nación.

Existe otra ‘trocha’ millonaria que se inauguró en la Administración Arias Sánchez, cuyas obras se ampliaron durante la Administración Chinchilla Miranda, y se continúa manejando–sin transparencia y sin rendir cuentas–en la Administración Solís Rivera y que es mucho más grande que “La Trocha” Fronteriza.

A diferencia del caso de “La Trocha”, los ingenieros a cargo del diseño y ejecución de los trabajos relacionados con “La Trocha Cambiaria” no usaron cascos, chalecos y botas. Tampoco trabajaron en barreales en la zona fronteriza.

Las obras de “La Trocha Cambiaria” se diseñaron, se aprobaron y se administran, con saco y corbata, desde la mesa en que sesiona la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR), en el centro de San José.

¿Qué es “La Trocha Cambiaria”?

Es la ‘trocha’ que abrió la Junta Directiva del BCCR para expoliar legalmente a los ciudadanos que se ven obligados a cambiar de moneda (dólares a colones o viceversa) en las ventanillas de bancos y casas de cambio.

Concretamente, “La Trocha Cambiaria” es el mecanismo que utiliza el BCCR para transferir miles de millones de colones, cada año, desde los bolsillos de los costarricenses hasta sus arcas. Lo más ingenioso es que logra hacerlo sin ser observado, sin transparencia y sin rendir cuentas a nadie.

“La Trocha Cambiaria” se hace operativa por medio de un “impuesto al cambio de moneda”–lo que llaman en el Artículo 97 de la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica “cobro por participación”–por medio del cual, gracias a que así lo decidió la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica, el ente emisor se apropia–sin rendir ningún servicio a los ciudadanos–del 25% de la diferencia entre el tipo de cambio de compra y el tipo de cambio de venta (Artículo 5 del Reglamento de Operaciones Cambiarias de Contado).

Screen Shot 2014-06-03 at 06.05.19

Fuente: Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica.

Screen Shot 2014-06-03 at 06.11.19

Fuente: REGLAMENTO PARA LAS OPERACIONES CAMBIARIAS DE CONTADO del Banco Central de Costa Rica.

Se trata, como señaló oportunamente Luis Ortíz, asesor legal de la Cámara de Bancos, de un cobro injustificado.

“A partir de la entrada en vigencia de una reforma a la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica en 1995, el ente emisor dejó de ser el titular exclusivo para realizar intermediación cambiaria y por ende, no asume ya el riesgo inherente a dicha actividad, adujo por su parte Luis Ortiz, asesor legal de la Cámara.
En ese sentido, a su juicio no se justifica que “continúe cobrando a las instituciones bancarias y financieras por un ejercicio que actualmente cada una ejerce por derecho propio y por el cual asumen los riesgos correspondientes”.”

Los ingresos operativos que le genera “La Trocha Cambiaria” al BCCR pasaron de 5,545 millones de colones, en 2006, a 25,296 millones de colones, en 2013. Se multiplicaron casi 5 veces, como se observa en el gráfico, abajo.

Ingresos por compra y venta de divisas

Fuente: Elaboración propia con base en datos del Banco Central de Costa Rica.

Entre 2007 y 2013, como, también, se puede observar en el gráfico, arriba, los ingresos de “La Trocha Cambiaria” como porcentaje de los ingresos devengados del BCCR pasaron de representar el 5.0% al 48.0%, casi la mitad de sus ingresos devengados, en el último año.

Solamente en el año 2013, “La Trocha Cambiaria” movió más recursos (25 mil millones de colones) que los que se transfirieron a “La Trocha” Fronteriza, en el 2011 (23 mil millones de colones).

Entre 2006 y 2013, “La Trocha Cambiaria” se ha utilizado para transferir casi 150 mil millones de colones de los bolsillo de los costarricenses al BCCR. Un monto mucho mayor del que se estima que podría llegar a costar “La Trocha” Fronteriza (90 mil millones de colones) y que crece, año con año.

Para ponerle fin a la injusta transferencia de riqueza que se canaliza por medio de “La Trocha Cambiaria”, no hace falta una reforma legal (aunque sería deseable eliminar el Artículo 97 de la Ley Orgánica del BCCR). Simplemente, se requiere una reforma al Artículo 5 del Reglamento de Operaciones Cambiarias de Contado para fijar el cobro de participación en 0%.

¿Estará dispuesto el Presidente Solís a ponerse sus botas para visitar “La Trocha Cambiaria”?

La Trocha Cambiaria

 

BCCR: De Casa de los Sustos a Casa de Cristal

Estándar

¿Cubrirá la casa de cristal (100% de transparencia y rendición de cuentas) que promueve el Presidente de la República, Luis Guillermo Solís Rivera, al Banco Central?

Esto es necesario, tal y como lo expliqué en una entrevista reciente, Economistas piden al Banco Central anunciar -en un corto plazo- acciones sobre el tipo de cambio (CRHOY.com 28/05/14):

“El futuro del tipo de cambio es, por un lado, impredecible para los agentes económicos–para quienes están en la empresa, en su hogar–porque no existe la información suficiente para hacer el análisis.

Yo creo que es muy interesante si uno toma el discurso del Presidente Solís donde habla de una “casa de cristal” y, también, hacer referencia a que el Banco Central se conoce como la “casa de los sustos”.

 La “casa de los sustos” es, precisamente, porque ahí se toman decisiones para manipular el tipo de cambio, en una dirección o en otra, y la gente, simplemente, no cuenta con la información.

Sería muy importante conocer si la “casa de cristal” también va a cubrir el edificio del Banco Central o no. Yo creo que eso es clave para que se cuente con información adecuada para poder hacer alguna predicción educada acerca de cómo se puede mover el tipo de cambio.”

BCCR - Casa de los Sustos

Banco Central de Costa Rica como “casa de los sustos”

 

Algo muy importante que se debe tomar en consideración es que, en opinión del Departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa, la ley no faculta al Banco Central de Costa Rica a ocultar información.

Ley no faculta al BCCR a ocultar información

 

[Documento completo con la opinión del Departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa se encuentra disponible para descarga aquí.]

¿Ottón Solís como Inquisidor General?

Estándar

“Porque un grupo de hombres que no se siente obligado a rendir cuentas a nadie, no debe contar con la confianza de nadie.”
Thomas Paine, RIGHTS OF MAN, 1791

Esta mañana, al leer, por primera vez, la nota “Ottón Solís pide cantar tortas de aspirantes” (Diario Extra 28/05/14), me resultó muy interesante la propuesta de Solís, Presidente de la Comisión de Nombramientos de la Asamblea Legislativa, de invitar–con el objetivo de promover la transparencia–a los todos los ciudadanos a ‘cantar’  “supuestos actos de corrupción, algún otro tipo de cuestionamientos o tortas que podrían involucrar a los actuales aspirantes al puesto de defensor adjunto de los Habitantes.” 

“Ottón Solís aseguró que esto es un nuevo mecanismo de transparencia que se aplicará en esta y otras elecciones de funcionarios públicos y tiene la finalidad de elegir el perfil idóneo de acuerdo con el cargo, una vez que se conozcan las irregularidades, los legisladores valorarían la situación y se tomarían en cuenta a la hora de hacer las recomendaciones.”

Ottón Solís - Comisión de Nombramientos

Foto de AmeliaRueda.com

 

Después de leer, nuevamente–y con más cuidado–la nota, me surgieron varias dudas, que expongo a continuación, acerca del mecanismo de ‘transparencia’ propuesto por don Ottón y las implicaciones que su implementación podría tener.

1. ¿Se busca convertir a la Comisión de Nombramientos en un Tribunal de Inquisición y a su Presidente en un Inquisidor General*?

2. Tomando en consideración que cualquiera puede ser acusado de cualquier cosa, ¿serviría el mecanismo propuesto por don Ottón para descalificar a candidatos buenos, en algunos casos, con base en acusaciones falsas?

3. ¿Dónde quedaría el principio de innocencia, consagrado en el artículo 39 de la Constitución Política?

ARTÍCULO 39.- A nadie se hará sufrir pena sino por delito, cuasidelito o falta, sancionados por ley anterior y en virtud de sentencia firme dictada por autoridad competente, previa oportunidad concedida al indiciado para ejercitar su defensa y mediante la necesaria demostración de culpabilidad. …”

4. ¿Promoverá el mecanismo de que la gente ‘cante’ “supuestos actos de corrupción” y “algún otro tipo de cuestionamientos o tortas” de los candidatos ‘escándalos de tres días’ que destruyen, muchas veces sin sustento alguno, la honra de las personas buenas que quieren servir al país?

5. Cuando a alguien se le ocurra ‘cantar una torta’, ¿se enviarían las pruebas de las acusaciones al Ministerio Público o la Comisión de Nombramientos iniciará un juicio moral, independientemente de las leyes establecidas?

6. En el caso de que la Comisión de Nombramientos decida iniciar un juicio moral, ¿cuál será el proceso que seguiría para determinar si un candidato–a quien le ‘cantaron una torta’–puede ocupar un puesto o si se le condena a no ocuparlo?

7. ¿Existirá alguna instancia superior para que los ‘condenados’–justa o injustamente–por la Comisión de Nombramientos presidida por don Ottón puedan apelar las sentencias de ese alto Tribunal?

8. Aparte de descalificar e inhabilitar, en la práctica, a posibles candidatos para ocupar un puesto, ¿podrá ir más allá la Comisión de Nombramientos y recomendar que los ‘culpables’ sean quemados, públicamente, en la hoguera?

9. Si lo que se busca, realmente, es transparencia y rendición de cuentas–la “casa de cristal” sobre la cual nos habló el Presidente de la República, don Luis Guillermo Solís–, ¿se invitará, también a los ciudadanos a cantar’  “supuestos actos de corrupción, algún otro tipo de cuestionamientos o tortas” que involucren a los actuales diputados, jerarcas y funcionarios del Gobierno y entidades autónomas, miembros de Juntas Directivas, etc.?

“…En esta nueva Administración, el pueblo tendrá la posibilidad de escrutar, día a día, nuestras acciones, así como de señalar y censurar nuestras omisiones, para exigir las rectificaciones que correspondan.

Para ese propósito se cuenta con recursos tecnológicos cuya aplicación generalizada será una prioridad de mi Administración. No hay razón alguna para que el país no pueda aprovechar esos instrumentos que tanto pueden ayudarle a hacer transparentes los procesos de toma de decisiones y a promover la eficiencia del aparato estatal. Deseo que el Gobierno –empezando por el propio Despacho presidencial– funcione como una gran vitrina o “casa de cristal” , que permita al ciudadano examinar y escrutar el desempeño de quienes administramos el Estado.”

10. ¿Ante quiénes y cómo rendirían cuentas los miembros del la Comisión de Nombramientos y su Presidente? ¿Acaso no se sienten obligados a rendir cuentas a nadie?

Con base en la información disponible, considero que el mecanismo de ‘cantar’ las tortas de aspirantes a distintos puestos, propuesto por el diputado Ottón Solís, puede resultar muy peligroso e inconveniente.

Espero que tanto don Ottón como los otros miembros de la Comisión de Nombramientos y el Presidente de la República, don Luis Guillermo Solís, puedan referirse a las dudas que planteo en este artículo y que, por el bien de todos, sean capaces de aclarar que no tienen fundamento y que, en contraste, lo que se busca es contribuir a la transparencia y rendición de cuentas–la “casa de cristal”–.

Sería terrible si la Comisión de Nombramientos se transforma en un Tribunal de Inquisición, presidido por Ottón Solís, como Inquisidor General, para hacer que los candidatos que, por cualquier razón, ‘no se consideren convenientes’ ardan en la hoguera.

* El Inquisidor General, de acuerdo con el Diccionario de la Lengua Española (DRAE), es el “Supremo inquisidor, a cuyo cargo estaba el gobierno del Consejo de Inquisición y de todos sus tribunales.”

Señor Presidente: Icemos juntos la bandera de dolarización

Estándar

18 de mayo de 2014

Sr.
Luis Guillermo Solís Rivera
Presidente de la República
Costa Rica

Estimado Sr. Presidente:

La propiedad es un derecho humano consagrado en el artículo 17 de  la “Declaración Universal de Derechos Humanos” de Naciones Unidas.

Artículo 17.

1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.
2. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.”

Una de las maneras más injustas por medio de las cuales se viola, de manera recurrente, el derecho a la propiedad, en Costa Rica, es mediante la manipulación arbitraria de la moneda local–el colón costarricense–por parte de la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) [Ver “Arbitrariedad monetaria y cambiaria” (Actualidad Económica marzo de 2011) y “Casino cambiario II” (18/03/14)].

Para contribuir a poner fin a la ‘expoliación legal’ que se ejecuta gracias a las decisiones arbitrarias de la Junta Directiva del BCCR y perjudica, especialmente, a quienes menos tienen y a las micro y pequeñas empresas nacionales, presenté, el 24 de abril de 2013, ante la Oficina de Iniciativa Popular de la Asamblea Legislariva, el proyecto de “LEY DE RESPONSABILIDAD MONETARIA, INTEGRACIÓN FINANCIERA Y DOLARIZACIÓN” (Expediente N° 1686).

En días pasados, quienes promovemos una agenda monetaria y cambiaria diversa–que incluye la dolarización oficial de la economía–, hemos observado, con gran interés, cómo usted tomó la valiente decisión de defender supuestos “derechos humanos” que promueven minorías en el país.

Por esto, quienes promovemos la agenda del ‘buen dinero’ (“sound money”) para Costa Rica, le solicitamos, de la manera más respetuosa posible, que convoque–tan pronto como sea posbile–a todos los medios de comunicación para que le den cobertura a un acto público (no sería populismo, ya que sería en respuesta preocupación sincera y justificada por detener el flagelo al bolsillo de todos los costarricenses) en el que icemos juntos la bandera de dolarización, en Casa Presidencial.

Mapa CR dolar

Por supuesto, para darle el realce que esta importante lucha nacional a favor de los derechos humanos y en contra de la ‘discriminación monetaria‘ que, por años, hemos sufrido los ‘dolarizadores’ por parte de los ‘dolarfóbicos’, sería muy conveniente que usted inste a los jerarcas de todas las instituciones públicas a que, también, icen la bandera de la dolarización.

Finalmente, si no es mucho abuso, le pediría que, después de izar la bandera, anuncie que el Gobierno apoyará y declarará prioritario el proyecto de “LEY DE RESPONSABILIDAD MONETARIA, INTEGRACIÓN FINANCIERA Y DOLARIZACIÓN” y que nos tomemos un ‘selfie’ para compartilo en redes sociales. Si tenemos suerte, podría convertirse en viral y representaría un fuerte apoyo para nuestra causa.

Le agradezco, de antemano, por todo el apoyo que nos pueda brindar en esta cruzada de interés de todos los costarricenses.

Sin más por el momento, se despide, con atentos saludos,

 

Luis E. Loría
Ciudadano costarricense

Recortar gasto público

Estándar

¿ECONOMÍA PLANIFICADA O DESTRUCCIÓN PLANIFICADA?
“¡GASTEN! ¡GASTEN! GASTEN bajo el pretexto de reactivación económica – destrocen el gobierno – culpen a los capitalistas por el fracaso – echen a la basura la constitución y declaren una dictadura.”
~Chicago Tribune, 1934

En febrero de 2011, El Financiero reportó que el segundo mandato presidencial de Óscar Arias (2006-2010) se llevó el premio al gobierno más gastón. Para elaborar el ranking, se tomó en consideración el gasto como porcentaje del Porcentaje Interno Bruto (PIB) en los gobiernos de Óscar Arias (1986-1990), Rafael Ángel Calderón (1990-1994), José María Figueres (1994-1998), Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002), Abel Pacheco (2002-2006) y Óscar Arias (2006-2010).

Luis E. Loría - Gasto público y libertad individual

En abril de 2014, El Financiero reportó que el gobierno de Laura Chinchilla (2010-2014) se había logrado ubicar como el gobierno más gastón en los últimos 23 años y, por lo tanto, había pasado a ocupar el primer lugar en el ranking, desplazando al segundo mandato presidencial de Óscar Arias (2006-2010).

El gobierno de Luis Guillermo Solís (2014-2018) debe asumir el costo político de recortar gasto público [ver “El costo político de recortar gasto público” (La Nación 30/05/12)].

Esa fue una de sus principales promesas de campaña. Sería una enorme decepción si, a inicios del 2018, al abrir las páginas de El Financiero, nos damos cuenta de que el gobierno de Luis Guillermo Solís desplazó al gobierno de Laura Chinchilla como #1 en el ranking del gobierno más gastón.

“El asumir el costo político de recortar gasto público, hoy, es el mejor legado que esta administración le puede dejar a las futuras generaciones. No es justo que el Gobierno obligue a los costarricenses, de hoy y de mañana, a pagar la factura de las decisiones políticas que contribuyeron a disparar, innecesariamente, el gasto público.

Todos conocemos que el gasto público se disparó en rubros como empleo, salarios, beneficios, pensiones y transferencias, a partir de los últimos dos años de la Administración Arias Sánchez. Ese enorme incremento en gasto corriente, que ha continuado durante los primeros dos años de la Administración Chinchilla Miranda, no se tradujo en mejoras tangibles en los servicios para los ciudadanos. Al mismo tiempo, el gasto de inversión, que puede mejorar las capacidades del país para competir en el futuro, se mantuvo en el mínimo.

Hasta la fecha, los encargados del manejo económico han evadido su responsabilidad de presentar propuestas concretas para recortar –de manera significativa e inmediata — el gasto público, particularmente el gasto corriente.”

Chicago Tribune Cartoon - 1934

La esperanza del PUSC

Estándar

En octubre de 2013, cuando los dirigentes del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) centraron su esperanza en Rodolfo Piza no se equivocaron. Piza–a pesar de partir de condiciones sumamente adversas–demostró su liderazgo y capacidad durante el proceso electoral y le devolvió la esperanza al PUSC al lograr un resultado que superó, por mucho, los pronósticos, tanto en el apoyo para la presidencia como para la Asamblea Legislativa,  donde logró ubicar a 8 diputados.

Incluso, en varios círculos, se considera que Piza, en este momento, es el político con más opción para llegar a ocupar la silla presidencial, en el 2018.

Por supuesto, para mantener viva la esperanza del PUSC, se requiere un conjunto de aciertos en su accionar, desde ahora hasta el 2018.

La primera prueba de fuego político, para la esperanza del PUSC, será la decisión que tomen los 6 de los 8 diputados electos del PUSC que hoy están considerando apoyar con sus votos al Partido Acción Ciudadana (PAC) para que pueda controlar el Directorio legislativo.

Gerardo Vargas y Henry Mora

Ayer, los diputados Henry Mora, candidato a la Presidencia del Directorio legislativo por el PAC, y Gustavo Vargas, jefe designado de la bancada del Frente Amplio (FA) firmaron un acuerdo en el que ellos comprometen al Presidente electo, don Luis Guillermo Solís Rivera ‘estudie’ la eliminación de tres vetos presidencialesincluyendo el relacionado con la Reforma al Código Procesal Laboral que serviría para legalizar la coerción y la violencia en Costa Ricaa cambio de los votos del FA para que el PAC presida el Directorio legislativo. Solís, hasta la fecha, ha preferido no definir su posición y dice que está esperando la opinión de abogados de su confianza para definir si es posible revertir los vetos, lo cual ha contribuido a incrementar la tensión y la incertidumbre.

“Henry Mora, candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC) a la presidencia del Congreso, explicó que el borrador incluye 20 iniciativas de ley en que ambas fracciones electas tienen interés común.

El tema central del acuerdo es el análisis serio y profundo de las opciones para anular los vetos presidenciales a tres proyectos de ley del FA, principalmente el de la reforma al Código Procesal Laboral.

La actual presidenta, Laura Chinchilla, refutó ese expediente bajo el argumento de que serviría para que se den huelgas en instituciones del sector público de servicios básicos esenciales, como salud.

“Estamos claros en  que la posibilidad de levantar un veto es potestad exclusiva del presidente (Luis Guillermo Solís)”, dijo Gerardo Vargas, jefe designado de la bancada frenteamplista.”

En mi opinión, el costo político que asumiría el PUSC–después de la firma del acuerdo entre el PAC y el FA (que, en esta materia, representa a sindicatos radicales) para impulsar la anulación de los vetos–si 6 de sus diputados votan por un Directorio liderado por el PAC sería enorme. Afortunadamente, esto lo tiene claro Rafael Ortiz, jefe designado de la fracción socialcristiana, quien explicó que, si Luis Guillermo Solís acepta anular los vetos, podría perder el apoyo que están considerando los 6 diputados electos del PUSC.

“Anoche, autoridades del PAC se reunieron con Rafael Ortiz y Rosibel Ramos, jefe y subjefa designados de la Unidad Social Cristiana, para afinar el apoyo de seis de los ocho diputados socialcristianos.

Ortiz advirtió de que, de aceptar Solís anular los vetos, podrían no apoyar al PAC para el Directorio.”

Las decisiones que tomen Luis Guillermo Solís y Rafael Ortiz, en los próximos días, repercutirán, sin duda, en la esperanza del PUSC para el 2018. Hay mucho en juego…

¿Por qué apoyar un Directorio opositor [al PAC + FA]?

Estándar

No estoy de acuerdo con el análisis que presenta, hoy, el Editorial de La Nación, Directorio opositor, una vez más, en el que cuestiona las motivaciones del Partido Liberación Nacional (PLN) para apoyar un Directorio de oposición en la Asamblea Legislativa, incluso sugiriendo–sin aportar evidencia–que lo que pretende es ejercer una “oposición a ultranza”.

“El PLN tiene la responsabilidad de explicarse mejor, so pena de parecer dispuesto a ejercer la oposición a ultranza. Por lo pronto, giró un cheque en blanco a las demás fracciones opositoras. ¿Está interesado en presidir comisiones de importancia? ¿Pretende evitar la influencia del extremismo, cuyos votos a favor del PAC podrían quedar condicionados a iniciativas contrarias al credo liberacionista? ¿Hay acuerdo con los probables socios sobre los puntos más importantes del programa del PLN, como el tema de la generación privada? ¿Exploró con la fracción de gobierno la posibilidad de establecer una agenda común?

Las respuestas son fundamentales para despejar justificadas preocupaciones de un ejercicio de la oposición por la oposición misma, pensada para debilitar al rival y no para fortalecer al país.”

Quien, hasta la fecha, ha hecho todo lo posible por unir a la oposición y entregar el Directorio a los partidos de la oposición es el Partido Acción Ciudadana (PAC), quien, todavía al calor de los resultados de la segunda ronda electoral, corrió a abrazarse con el Frente Amplio (FA) y anunciar la adopción de una agenda de proyectos–muchos de ellos muy negativos y peligrosos–que promueven, con fuerza, el FA y sus aliados cercanos, los sindicatos radicales que, junto con ellos, promueven la Democracia de la Calle. Ver

Parece que los peores temores y preocupaciones–respecto a que los diputados electos del Partido Acción Ciudadana (PAC) se adhirieran a la agenda que el Frente Amplio (FA) y los sindicatos radicales promueven, tanto en el Congreso como en la calle–ya se materializaron.

Democracia de la Calle - PAC y FA

No se necesitó más de tres días, después de que Luis Guillermo Solís resultara electo en segunda ronda, para que el PAC corriera a vender sus almas y sus votos (lo más seguro es que ya estuvieran negociados, por debajo de la mesa y a espaldas de los electores desinformados) para apoyar que se revoque el veto de la Administración de Laura Chinchilla a la reforma al Código Procesal Laboral–en contra de los intereses de todos los costarricenses que aman la paz y la libertad y abrazando una agenda nefasta de unos cuántos líderes sindicales (ver “¿Legalizar la coerción y la violencia en Costa Rica? [Reforma al Código Procesal Laboral]“)–que, entre otras cosas,  permitiría la huelga en los servicios básicos esenciales, a cambio de ‘un plato de lentejas’: los votos de los diputados electos del FA para dominar el Directorio Legislativo.”

La verdadera amenaza, en contraste con lo que sugirió el editorialista de La Nación, sería que el PAC logre alcanzar los votos suficientes para dominar el Directorio legislativo, ya que todas las señales, enviadas desde la Asamblea Legislativa y por algunos Ministros y jerarcas de instituciones autónomas designados (ver Futuro ministro de Trabajo sugiere levantar veto a Reforma Procesal Laboral y Posible apertura del mercado eléctrico tensa ambiente sindical), apuntan a que la agenda prioritaria de proyectos que promovería la fracción oficialista no sería la que Luis Guillermo Solís prometió durante la campaña electoral que lo convirtió en Presidente electo, sino la del FA y los sindicatos radicales.

Un Directorio opositor podría impedir que el rojo de la bandera del PAC se tiña de amarillo, haciendo que sea imposible distinguirla de la bandera del FA.

PAC y FA 3

¿Qué estás dando para contribuir al bien común?

Estándar

¡Todos tenemos que dar algo! El bien común es cosa de todos, no solamente de los gobernantes. Los ciudadanos, sobretodo si son católicos, no pueden desinteresarse de la política, nos recuerda el Papa Francisco.

Papa Francisco

Por una parte, de acuerdo con el Santo Padre, el amor y la humildad son indispensables para quienes gobiernan.

No se puede gobernar al pueblo sin amor y sin humildad. Y cada hombre, cada mujer que tiene que tomar posesión de un servicio público, debe hacerse estas dos preguntas: “¿Amo a mi pueblo para servirle mejor? ¿Soy humilde y oigo lo que dicen todos los otros, las diferentes opiniones para elegir el mejor camino? “. Si no se hace estas preguntas su gobierno no va a ser bueno. El hombre o la mujer gobernante – que ama a su pueblo, es un hombre o una mujer humilde.

Por otra parte, los ciudadanos no podemos lavarnos las manos. De acuerdo con la Doctrina Social de la Iglesia, la política es una de las formas más elevadas de la caridad, porque sirve al bien común.

Todos los ciudadanos estamos llamados a colaborar con los gobernantes, día a día (no hay que esperar a las elecciones cada cuatro años), aportando nuestras opiniones, nuestras palabras y nuestras correcciones para, de esa manera, contribuir al bien común.

Hay la costumbre – observó también el Pontífice – de solo hablar mal de los gobernantes y sobre las “cosas que no van bien”: “ves las noticias en la televisión y los apalean, apalean ; lees el periódico y lo mismo …. ¡siempre lo malo, siempre en contra!”. Quizás – continuó – “el gobernante, si, es un pecador, como lo era David, pero yo debo colaborar con mi opinión, con mi palabra, también con mi corrección” porque ¡todos “debemos participar al bien común!”.

Es un error, aclaró el sucesor de San Pedro, creer que los católicos no deben interesarse y participar en temas relacionados con la política.

“Un buen católico no se inmiscuye en política”. Eso no es cierto. Este no es un buen camino. Un buen católico debe entrometerse en política, dando lo mejor de sí, para que el gobernante pueda gobernar. Y ¿qué es lo mejor que podemos ofrecer a los gobernantes? ¡La oración! Eso es lo que dice Pablo: “La oración para todos los hombres y para el rey y para todos los que están en el poder”. “Pero, Padre, aquella es una mala persona, debe ir al infierno…”. “Reza por él, reza por ella, para que pueda gobernar bien, para que ame a su pueblo, para que sirva a su pueblo, para sea humilde” ¡Un cristiano que no reza por los gobernantes no es un buen cristiano! “Pero, Padre, cómo puedo orar por esta persona que no va …”. “Reza para que se convierta.” Rezar. Y esto no lo digo yo, lo dice San Pablo, la Palabra de Dios”.

La Iglesia ha aclarado algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos (políticos católicos y todos los fieles laicos) en la vida política en las sociedades democráticas. Tal y como explica el documento, los cristianos no pueden promover o apoyar propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y la moral.

Cuando la acción política tiene que ver con principios morales que no admiten derogaciones, excepciones o compromiso alguno, es cuando el empeño de los católicos se hace más evidente y cargado de responsabilidad. Ante estas exigencias éticas fundamentales e irrenunciables, en efecto, los creyentes deben saber que está en juego la esencia del orden moral, que concierne al bien integral de la persona. Este es el caso de las leyes civiles en materia de aborto y eutanasia (que no hay que confundir con la renuncia al ensañamiento terapéutico, que es moralmente legítima), que deben tutelar el derecho primario a la vida desde de su concepción hasta su término natural. Del mismo modo, hay que insistir en el deber de respetar y proteger los derechos del embrión humano. Análogamente, debe ser salvaguardada la tutela y la promoción de la familia, fundada en el matrimonio monogámico entre personas de sexo opuesto y protegida en su unidad y estabilidad, frente a las leyes modernas sobre el divorcio. A la familia no pueden ser jurídicamente equiparadas otras formas de convivencia, ni éstas pueden recibir, en cuánto tales, reconocimiento legal. Así también, la libertad de los padres en la educación de sus hijos es un derecho inalienable, reconocido además en las Declaraciones internacionales de los derechos humanos. Del mismo modo, se debe pensar en la tutela social de los menores y en la liberación de las víctimas de las modernas formas de esclavitud (piénsese, por ejemplo, en la droga y la explotación de la prostitución). No puede quedar fuera de este elenco el derecho a la libertad religiosa y el desarrollo de una economía que esté al servicio de la persona y del bien común, en el respeto de la justicia social, del principio de solidaridad humana y de subsidiariedad, según el cual deben ser reconocidos, respetados y promovidos «los derechos de las personas, de las familias y de las asociaciones, así como su ejercicio».[21] Finalmente, cómo no contemplar entre los citados ejemplos el gran tema de la paz. Una visión irenista e ideológica tiende a veces a secularizar el valor de la paz mientras, en otros casos, se cede a un juicio ético sumario, olvidando la complejidad de las razones en cuestión. La paz es siempre «obra de la justicia y efecto de la caridad»;[22] exige el rechazo radical y absoluto de la violencia y el terrorismo, y requiere un compromiso constante y vigilante por parte de los que tienen la responsabilidad política. [énfasis en el original]

Thomas More

¿Es mucho pedir a gobernantes, ciudadanos y católicos un compromiso con el ejercicio de virtudes? Santo Tomás Moro demostró, con su vida y con su muerte como mártir, que ese compromiso sí es posible.

En este contexto es útil volver al ejemplo de santo Tomás Moro que se distinguió por la constante fidelidad a las autoridades y a las instituciones legítimas, precisamente porque en las mismas quería servir no al poder, sino al supremo ideal de la justicia. Su vida nos enseña que el gobierno es, antes que nada, ejercicio de virtudes. Convencido de este riguroso imperativo moral, el Estadista inglés puso su actividad pública al servicio de la persona, especialmente si era débil o pobre; gestionó las controversias sociales con exquisito sentido de equidad; tuteló la familia y la defendió con gran empeño; promovió la educación integral de la juventud. El profundo desprendimiento de honores y riquezas, la humildad serena y jovial, el equilibrado conocimiento de la naturaleza humana y de la vanidad del éxito, así como la seguridad de juicio basada en la fe, le dieron aquella confiada fortaleza interior que lo sostuvo en las adversidades y frente a la muerte. Su santidad, que brilló en el martirio, se forjó a través de toda una vida entera de trabajo y de entrega a Dios y al prójimo.

Concluyo dejando tres tareas a los lectores que hayan tenido la paciencia de acompañarme hasta aquí:

1. Oremos, como lo sugirió el Papa Francisco, por los Luis Guillermo Solís Rivera, Presidente electo de la República, y por quienes lo acompañarán en su Gobierno (hoy, a las 4:00 p.m., anunciará los nombres de sus Ministros y algunos Presidentes de instituciones autónomas), “para que nos gobiernen bien, para que lleven a nuestra patria, a nuestra nación, y también al mundo adelante, para que exista la paz y el bien común”.”

Luis Guillermo Solís

2. Dediquemos unos minutos a meditar y responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué estoy dando para aportar,  desde mi lugar (no es necesario pertenecer a un partido político, ONG o estar en el gobierno), al bien común?
  • ¿Hay algo más que podría hacer y que no estoy haciendo (sobran las excusas)?
  • ¿Estoy verdaderamente comprometido con el ejercicio de las virtudes que contribuyen a construir una mejor sociedad para todos?

3. Compartamos este artículo con quienes–por la razón que sea–no están dando nada para aportar al bien común.

¿Campaña del miedo?

Estándar

Me hizo mucha gracia el comentario que hizo, en Facebook, la señora Alma Morales, a mi artículo “Democracia de la Calle: Unión del PAC, FA y sindicatos radicales“, quien, entre otras cosas sin sentido, me acusa de haber emprendido una “campaña del miedo”.

Screen Shot 2014-04-11 at 4.26.29 AM

Nada me gustaría más de ser culpable de lo que doña Alma me acusa–de liderar una “campaña del miedo”–pero, lamentablemente, todo lo que describo en el artículo sobre “Democracia de la Calle y en el anterior, “¿Legalizar la coerción y la violencia en Costa Rica? [Reforma al Código Procesal Laboral]“, se basa en hechos que, durante los últimos meses, semanas y días, han reportado distintos medios de comunicación.

En ambos artículos aparecen los vínculos (links) a cada una de las publicaciones correspondientes y, por lo tanto, su contenido puede ser fácilmente verificado por cualquier persona.

Por lo tanto, quienes están liderando la verdadera “campaña del miedo”–y asustando, con la vaina llena–son los representantes del Partido Acción Ciudadana, del Frente Amplio y voceros de sindicatos radicales.

Todos los costarricenses estamos esperando conocer la respuesta final de don Luis Guillermo Solís con respecto a levantar los vetos y apoyar los proyectos del Frente Amplio.

“Los frenteamplistas quieren que Solís quite el veto a las reformas al Código Procesal Laboral, que ampliaría el derecho a huelga en servicios esenciales, como salud y seguridad.”

NO al miedo