¿Cómo nos beneficia–o perjudica–la ‘agenda’ del sindicalismo?

Estándar

Los dirigentes sindicales y los diputados que promueven la ‘agenda’  del sindicalismo–con Democracia de la Calle y desde la Asamblea Legislativa–deben explicar cómo ésta beneficia a TODOS los costarricenses.

La nota “Sindicalismo gana voces en el Congreso e impulsa su agenda” (La Nación 02/06/14) resalta, junto al titular, que:

“CUATRO DIPUTADOS DEL FA Y CUATRO DEL PAC SON CERCANOS A ORGANIZACIONES DE TRABAJADORES

Prioridad gremial es impulsar la ley que permite la huelga en servicios esenciales

Legisladores planean agruparse en un bloque sindical parlamentario

Contrario a otras épocas en que las voces de los gremios solo se escuchaban en las afueras del edificio principal del Congreso, diputados con formación sindical tendrán ahora la posibilidad de defender los temas de interés de sus organizaciones dentro de los recintos legislativos.”

Sindicalismo congreso

Foto de La Nación

 

De manera clara y transparente, los promotores de la ‘agenda’ del sindicalismo deben responder, al menos, las siguientes preguntas, cuyas respuestas son de interés de TODOS los costarricenses:

1. ¿Cuáles son los principales elementos de la ‘agenda’ del sindicalismo?

2. ¿Cuáles son los costos y beneficios asociados con cada elemento de la ‘agenda’ del sindicalismo?

3. ¿Quiénes ganan y quiénes pierden si se aprueba cada elemento de la ‘agenda’ del sindicalismo?

4. ¿Cuál sería el impacto esperado en la inversión, la producción y el empleo si se aprueba cada elemento de la ‘agenda’ del sindicalismo?

5. ¿Por qué los costarricenses que no pertenecen a un sindicato deberían apoyar la ‘agenda’ del sindicalismo?

Esperemos las respuestas para determinar, sin temor a equivocarnos, cómo nos beneficia–o perjudica–la ‘agenda’ del sindicalismo.

Destrucción creativa para el modelo de desarrollo costarricense

Estándar

En Costa Rica, no podemos continuar con el nadadito de perro‘, ‘pateando la pelota hacia adelante‘ y ‘desatascando la carreta. Ya mucho se ha hablado acerca de que el modelo de desarrollo costarricense ha sido insuficiente y se está agotandoEs claro que la estrategia de mejoras graduales no sirvió para responder a las demandas de los ticos y de los mercados internacionales.

Durante los últimos 25 años, los principales intentos por  reformar el Estado costarricense han fracasado y existen dudas importantes acerca de la posibilidad de lograr los consensos requeridos para completarla.

Como las dificultades de reformar el Estado, como un todo, son enormes, vale la pena considerar con seriedad la posibilidad de innovaciones en arreglos institucionales para permitir que actores locales–ya sea públicos o privados, locales o internacionales–asuman actividades que, hasta ahora, se las han reservado el Gobierno y sus instituciones.

En esta línea, Fernando Zamora C, en su artículo “Desafíos del modelo constitucional” (La Nación 22/03/14), propone apostar por fortalecer el poder local:

Así, es posible trasladar funciones vitales del gobierno hacia formas públicas de organización cercanas al individuo y la comunidad. Y, en otra vía, también fomentar formas de ejecución no gubernamentales de las obras y políticas públicas bajo la rectoría, pero sin la ejecución por parte de la burocracia estatal.

La forma directorial de gobierno hace viable que los actores públicos locales asuman actividades típicas del Gobierno Central, como, por ejemplo, la educativa, de seguridad ciudadana, administración sanitaria y hospitalaria. En Suiza, los cantones controlan, incluso, cierto desarrollo de infraestructura, gestión aduanera, portuaria y aeroportuaria, y hasta el desarrollo de proyectos energéticos y científicos. En esencia, una verdadera revolución constitucional.

Startup Cities Institute

Un tipo de innovación en arreglos institucionales más profunda y disruptiva–en mi opinión, capaz de lograr la ‘destrucción creativa’ (Schumpeter) que requiere nuestro modelo de desarrollo–es la que promueve el Startup Cities Institute, de la Universidad Francisco Marroquín, en Guatemala, de la mano de líderes como Giancarlo Ibarguen, Carmina Valdizán y Zachary Caceres. En el artículo “¿Y si la política progresara como la tecnología?” (El Amigo de la Marro 14/03/14), se explica que:

Las Startup Cities compiten para atraer a ciudadanos proveyendo bienes públicos de alta calidad, seguridad, servicios sociales y una buena administración de justicia. Democratizan el acceso a la ley y al gobierno y da a los pobres del mundo la misma oportunidad para convertirse en empresarios exitosos, oportunidad que en algunos países existe sólo para unos pocos.

Estas ciudades pueden ser usadas para crear crecimiento económico inclusivo, combatir la corrupción y la inseguridad y para poner a prueba políticas públicas innovadoras sobre servicios públicos, transparencia y gestión ambiental.

Las Startup Cities son una versión refinada de las zonas libres del siglo XX, usualmente llamadas zonas económicas especiales, zonas de procesos de exportación o zonas libres de impuestos. Estas zonas son pequeñas porciones de tierras con políticas tributarias y regulatorias ligeramente diferentes. Muchas de ellas han creado trabajos y atraído inversiones, pero han hecho poco para abrir el acceso a herramientas de emprendedurismo para los pobres del mundo.

Para muchos, la primera reacción al escucha hablar de las Startup Cities podría ser de rechazo automático, por considerar que se trata de una propuesta salida de un libro de ciencia ficción. Sin embargo, esa sería una reacción equivocada, ya que desde el tiempo de los fenicios, como explicó Geoffrey Parker en “Sovereign City: TheCity-State though History”, se ha documentado que ciudades con arreglos institucionales superiores fueron más efectivas, que otras con arreglos institucionales inferiores, en contribuir a que sus ciudadanos escaparan de la pobreza y  alcanzaran mayores niveles de bienestar y prosperidad.

Las primeras ciudades estado eran, por lo tanto, la invención de personas que habían descubierto que el comercio marítimo podía transformar la pobreza en riqueza y que requerían un sistema político que permitiera conducirlo de la manera más efectiva y con el mínimo de interferencia.
Es hora de que Costa Rica apueste decididamente, con las Startup Cities, por una ‘destrucción creativa’ de su modelo de desarrollo, para que así pueda aspirar, en un futuro no muy lejano–gracias a mejoras significativas en innovación y productividad–a ubicarse dentro del grupo de los países que ofrecen los mejores niveles de bienestar y prosperidad a sus ciudadanos.

INCERTIDUMBRE: el peor enemigo de la inversión, el empleo y el crecimiento

Estándar

La incertidumbre–el no poder hacer estimados razonables con respecto a lo que va a pasar en el futuro–es el peor enemigo de la inversión, el empleo y el crecimiento.

Cuando, durante los últimos días, me han solicitado que mencione cuál es, desde mi perspectiva, la principal causa (solamente una) de la desaceleración de la economía, no ha sido necesario detenerme para pensar dos veces. Mi respuesta es: INCERTIDUMBRE. Ver, por ejemplo, “¿Inversiones son cuestión de imagen?” (16/07/13), en la Revista Mercados y Tendencias.

Actualmente, el elevado nivel de incertidumbre se alimenta de, al menos, cinco fuentes (varias de ellas relacionadas):

  1. Política fiscal – crecimiento del gasto público y de la deuda pública, sin límites, que, eventualmente (en el muy corto plazo) se traducirán en presiones para aprobar un nuevo paquete de impuestos, ya que nadie habla de recortar, seriamente, el gasto público y la deuda.
  2. Política monetaria y cambiaria – la amenaza de que se dispare la inflación, las restricciones innecesarias al crédito, la manipulación del tipo de cambio, la posibilidad de que se eliminen las bandas cambiarias y la eventual aprobación de una ley para desincentivar el ingreso de capitales (mala para la inversión, el empleo y el crecimiento).
  3. Tasas de interés en Estados Unidos – la expectativa de que la Reserva Federal suba las tasas de interés en Estados Unidos y que, como consecuencia, suban, también, en Costa Rica.
  4. Evolución de los mercados internacionales – Los mercados internacionales a los que exportamos, que son fuentes de recursos de Inversión Extranjera Directa y de turistas con alto poder adquisitivo parecen estar en proceso de recuperación, pero todavía se encuentran muy débiles.
  5. Política-electoral – Llegó el momento en el que el Gobierno actual va de salida y la gente no sabe quién va a resultar electo en las elecciones presidenciales de febrero de 2014, cómo quedará integrada la Asamblea Legislativa, quiénes van a ocupar los puestos de toma de decisiones y, más importante, qué van a hacer cuando lleguen ahí.

Incertidumbre

¿Qué hacer al respecto? La respuesta, tanto poderosa como simple, la ofrece Kenneth J. Arrow, Premio Nobel de Economía, quien nos recuerda, en “Information and Economic Behavior” (1973), que:

“…cuando hay incertidumbre, usualmente existe la posibilidad de reducirla a través de la adquisición de información.”

En otras palabras, tanto el Gobierno como quienes aspiran a la Presidencia de la República, deben hablar claro a los ciudadanos con respecto a lo que pueden esperar con respecto a las decisiones de política fiscal, política monetaria y cambiaria, tasas de interés, evolución de mercados internacionales y, en general, sus planes de gobierno (lo que, realmente, van a hacer si ganan). Esto debe complementarse, a su vez, con una política de 100% de transparencia y de acceso a información relevante para la toma de decisiones por parte del Gobierno, del Banco Central y de todas sus instituciones.

¿Cómo me beneficia la ‘ley espantapájaros’?

Estándar

¿Cómo me beneficia a mi, como ciudadano común, el que se apruebe, con carácter de urgencia, el proyecto de ley para desincentivar el ingreso de capitales externos o ‘ley espantapájaros’?

Hoy, al igual que en otras oportunidades, las autoridades económicas del Gobierno y del Banco Central de Costa Rica (BCCR) aparecen públicamente exigiendo a los diputados que se apruebe–de inmediato y sin más discusión–un proyecto de ley. En este caso, la ‘ley espantapájaros’ en el Congreso.

También, al igual que en otras oportunidades, no han sido capaces de explicar a los ciudadanos cómo el aprobar este proyecto los va a beneficiar.

Como reza el dicho popular: “donde no se ve la ganancia, la pérdida es segura”.

Espantapajaros

Continuar leyendo

₡350,000,000,000 razones para Dolarizar*

Estándar

Los beneficios anuales de dolarizar la economía costarricense, al compararla con la alternativa de continuar con las bandas cambiarias, serían de, por lo menos, ₡350,000,000,000 (trescientos cincuenta mil millones de colones), una cifra cercana al 1.75% del PIB para el año 2012 o–para hablar en términos de la moneda #1 en el sistema financiero internacional–unos $700,000,000 (setecientos millones de dólares), utilizando un tipo de cambio de ₡500 por $1.

¿Cómo se llegó a esa cifra? Se sumaron tres rubros: Continuar leyendo