Con el pie izquierdo [primer paso de la Administración Solís Rivera]

Estándar

De acuerdo con declaraciones de don Henry Mora, Presidente de la Asamblea Legislativa, que aparecieron publicadas en la nota “PAC promete revivir proyecto de ley que legaliza huelgas” (La Nación 03/05/14), el  presidente electo de la República, Luis Guillermo Solís, se decidió, finalmente, a dar el primer paso de su Administración con el pie izquierdo.

“Mora confirmó que, de darse una negativa de las otras fracciones a impulsar el proyecto paralelo, el Ejecutivo anulará el veto.

El presidente del Congreso añadió que el presidente electo, Luis Guillermo Solís, está enterado de los detalles del acuerdo y está comprometido a cumplirlo.”

Henry Mora - ANEP

Mora añadió que  la legalización de la coerción y la violencia, en Costa Ricapromovida por los sindicatos radicales y el Frente Amplio (FA), con el apoyo del Partido Acción Ciudadana (PAC)–será posible gracias a los acuerdos firmados por el PAC con el FA y el PUSC. Ver en “Presidente del Congreso garantiza a sindicatos aprobación de reforma al Código Procesal Laboral” (El Financiero 02/05/14).

“Hoy los sindicatos recibieron a Mora como uno más del gremio, pues el jerarca de la Asamblea Legislativa participó en multitudinarias protestas contra el “combo del ICE”, a principios del 2000 y contra el TLC con Estados Unidos, en el 2007.

Henry Mora manifestó a los gremios que los acuerdos firmados por el PAC con el Frente Amplio y con la Unidad Social Cristiana (PUSC) dan vida a un capítulo donde se establece que el veto presidencial sobre el nuevo Código Procesal Laboral se anulará a más tardar en un año.”  

Si lo que ha revelado Henry Mora, con respecto a la voluntad del presidente electo, es cierto, lo único que nos podría salvar de que la Administración Solís Rivera dé este nefasto primer paso con el pie izquierdo, en contra del bien común, es que la ley no se lo permita.

Si ese fuera el caso, y se presenta un nuevo proyecto en la Asamblea Legislativa para legalizar la coerción y la violencia, estoy convencido de que el rechazo popular a la iniciativa sería masivo y se convertiría en una barrera que impediría, al menos, a los legisladores del PUSC, y quizás a unos cuantos diputados del PAC, votar por ese proyecto.

Concluyo con las mismas palabras que escribí, días atrás, en “Democracia de la Calle: Unión del PAC, FA y sindicatos radicales“:

“¿Es esto lo que quiere para Costa Rica más de un millón trescientos mil costarricenses que votó por Luis Guillermo Solís el pasado 6 de abril? No lo creo.”

La esperanza del PUSC

Estándar

En octubre de 2013, cuando los dirigentes del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) centraron su esperanza en Rodolfo Piza no se equivocaron. Piza–a pesar de partir de condiciones sumamente adversas–demostró su liderazgo y capacidad durante el proceso electoral y le devolvió la esperanza al PUSC al lograr un resultado que superó, por mucho, los pronósticos, tanto en el apoyo para la presidencia como para la Asamblea Legislativa,  donde logró ubicar a 8 diputados.

Incluso, en varios círculos, se considera que Piza, en este momento, es el político con más opción para llegar a ocupar la silla presidencial, en el 2018.

Por supuesto, para mantener viva la esperanza del PUSC, se requiere un conjunto de aciertos en su accionar, desde ahora hasta el 2018.

La primera prueba de fuego político, para la esperanza del PUSC, será la decisión que tomen los 6 de los 8 diputados electos del PUSC que hoy están considerando apoyar con sus votos al Partido Acción Ciudadana (PAC) para que pueda controlar el Directorio legislativo.

Gerardo Vargas y Henry Mora

Ayer, los diputados Henry Mora, candidato a la Presidencia del Directorio legislativo por el PAC, y Gustavo Vargas, jefe designado de la bancada del Frente Amplio (FA) firmaron un acuerdo en el que ellos comprometen al Presidente electo, don Luis Guillermo Solís Rivera ‘estudie’ la eliminación de tres vetos presidencialesincluyendo el relacionado con la Reforma al Código Procesal Laboral que serviría para legalizar la coerción y la violencia en Costa Ricaa cambio de los votos del FA para que el PAC presida el Directorio legislativo. Solís, hasta la fecha, ha preferido no definir su posición y dice que está esperando la opinión de abogados de su confianza para definir si es posible revertir los vetos, lo cual ha contribuido a incrementar la tensión y la incertidumbre.

“Henry Mora, candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC) a la presidencia del Congreso, explicó que el borrador incluye 20 iniciativas de ley en que ambas fracciones electas tienen interés común.

El tema central del acuerdo es el análisis serio y profundo de las opciones para anular los vetos presidenciales a tres proyectos de ley del FA, principalmente el de la reforma al Código Procesal Laboral.

La actual presidenta, Laura Chinchilla, refutó ese expediente bajo el argumento de que serviría para que se den huelgas en instituciones del sector público de servicios básicos esenciales, como salud.

“Estamos claros en  que la posibilidad de levantar un veto es potestad exclusiva del presidente (Luis Guillermo Solís)”, dijo Gerardo Vargas, jefe designado de la bancada frenteamplista.”

En mi opinión, el costo político que asumiría el PUSC–después de la firma del acuerdo entre el PAC y el FA (que, en esta materia, representa a sindicatos radicales) para impulsar la anulación de los vetos–si 6 de sus diputados votan por un Directorio liderado por el PAC sería enorme. Afortunadamente, esto lo tiene claro Rafael Ortiz, jefe designado de la fracción socialcristiana, quien explicó que, si Luis Guillermo Solís acepta anular los vetos, podría perder el apoyo que están considerando los 6 diputados electos del PUSC.

“Anoche, autoridades del PAC se reunieron con Rafael Ortiz y Rosibel Ramos, jefe y subjefa designados de la Unidad Social Cristiana, para afinar el apoyo de seis de los ocho diputados socialcristianos.

Ortiz advirtió de que, de aceptar Solís anular los vetos, podrían no apoyar al PAC para el Directorio.”

Las decisiones que tomen Luis Guillermo Solís y Rafael Ortiz, en los próximos días, repercutirán, sin duda, en la esperanza del PUSC para el 2018. Hay mucho en juego…

¿Campaña del miedo?

Estándar

Me hizo mucha gracia el comentario que hizo, en Facebook, la señora Alma Morales, a mi artículo “Democracia de la Calle: Unión del PAC, FA y sindicatos radicales“, quien, entre otras cosas sin sentido, me acusa de haber emprendido una “campaña del miedo”.

Screen Shot 2014-04-11 at 4.26.29 AM

Nada me gustaría más de ser culpable de lo que doña Alma me acusa–de liderar una “campaña del miedo”–pero, lamentablemente, todo lo que describo en el artículo sobre “Democracia de la Calle y en el anterior, “¿Legalizar la coerción y la violencia en Costa Rica? [Reforma al Código Procesal Laboral]“, se basa en hechos que, durante los últimos meses, semanas y días, han reportado distintos medios de comunicación.

En ambos artículos aparecen los vínculos (links) a cada una de las publicaciones correspondientes y, por lo tanto, su contenido puede ser fácilmente verificado por cualquier persona.

Por lo tanto, quienes están liderando la verdadera “campaña del miedo”–y asustando, con la vaina llena–son los representantes del Partido Acción Ciudadana, del Frente Amplio y voceros de sindicatos radicales.

Todos los costarricenses estamos esperando conocer la respuesta final de don Luis Guillermo Solís con respecto a levantar los vetos y apoyar los proyectos del Frente Amplio.

“Los frenteamplistas quieren que Solís quite el veto a las reformas al Código Procesal Laboral, que ampliaría el derecho a huelga en servicios esenciales, como salud y seguridad.”

NO al miedo

Democracia de la Calle: Unión del PAC, FA y sindicatos radicales

Estándar

Parece que los peores temores y preocupaciones–respecto a que los diputados electos del Partido Acción Ciudadana (PAC) se adhirieran a la agenda que el Frente Amplio (FA) y los sindicatos radicales promueven, tanto en el Congreso como en la calle–ya se materializaron.

Democracia de la Calle - PAC y FA

No se necesitó más de tres días, después de que Luis Guillermo Solís resultara electo en segunda ronda, para que el PAC corriera a vender sus almas y sus votos (lo más seguro es que ya estuvieran negociados, por debajo de la mesa y a espaldas de los electores desinformados) para apoyar que se revoque el veto de la Administración de Laura Chinchilla a la reforma al Código Procesal Laboral–en contra de los intereses de todos los costarricenses que aman la paz y la libertad y abrazando una agenda nefasta de unos cuántos líderes sindicales (ver “¿Legalizar la coerción y la violencia en Costa Rica? [Reforma al Código Procesal Laboral]“)–que, entre otras cosas,  permitiría la huelga en los servicios básicos esenciales, a cambio de ‘un plato de lentejas’: los votos de los diputados electos del FA para dominar el Directorio Legislativo.

En cuanto al diálogo con los frenteamplistas, ya se estableció que se trabaje sobre una agenda de proyectos de ley que incluyan el rechazo al veto para el Código Procesal Laboral, plan de ley que permitiría las huelgas en los servicios básicos esenciales.

Como resultado de estas negociaciones, los diputados electos del PAC–al igual que ya lo habían anunciado diputados electos del FA–han convertido sus oficinas en el Congreso en ‘sucursales’ de sindicatos radicales acostumbrados a recurrir a la coerción y la violencia–lo que a ellos les gusta llamar “Democracia de la Calle”— para obtener privilegios injustos y ganar poder a costa del sacrificio de derechos de los ciudadanos, de la libertad y de la democracia.

Hoy, se ha convertido en realidad uno de los escenarios probables que analizó Constantino Urcuyo, en su blog personal “CURCUYO: Reflexiones sobre el presente”. En su post “FRENTE AMPLIO: GUERRAS CIVILES POST-ELECTORALES” (08/02/14), explicó, en relación a la “Democracia de la Calle”, que:

El escenario legislativo

El Frente Amplio busca que el PAC se le acerque,que tenga que negociar,que vea en los nueve votos de la izquierda parlamentaria el complemento para el establecimiento de una alianza legislativa que sería complementada con el apoyo de movimientos sociales desde la Democracia de la Calle.

Como bien lo ha expresado Albino Vargas : ”… la izquierda le exigirá a Luis Guillermo Solís que esté dando a todas horas y todos los días, señales claras de que su gestión gubernativa es distinta, diferente; y que la misma estará marcada por el más decidido combate a la desigualdad, por la máxima transparencia en la gestión pública, por el bien común y por la justicia social.

Deberá ejercer un liderazgo todavía más firme del que exhibió en esta campaña electoral de primera ronda, para que un eventual gobierno suyo sea en pro de las mayorías (….)considerando que dentro de su propia colectividad partidaria no serán pocas las zancadillas conservadoras que, por ejemplo, le generarán problemas cuando se decida a impulsar la imperiosa progresividad tributaria ….”

Unknown-2

En la Asamblea y desde la calle

Agregando luego: “La esperanza de un gobierno decente y relativamente progresista, combinada con la acción parlamentaria de un relevante grupo de congresistas provenientes de las luchas sociales (especialmente en los partidos PAC y FA), nos da un optimismo moderado de que, por fin, la hegemonía del capital neoliberal en nuestra sociedad, empieza a ceder paso al surgimiento, aunque sea tímido, de la otra hegemonía: la de lo social, la de lo popular, la de lo ciudadano.

No obstante, ahora más que nunca, pensar en una articulación estratégica de la movilización popular, es una tarea de profunda relevancia para toda la gama diversa de los movimientos sociales.”

Esta articulación  no solo vendrá del parlamento, sino de:  

“Una recomposición organizativa, una conjunción de agenda de trabajo y de lucha compartida; en fin, una apelación estructurada al concepto de “Democracia de la Calle

Manifestación_1_de_mayo_en_Costa_Rica,_2013

Concepto que reafirma la ANEP en su escrito del 4 de febrero en La Prensa Libre, apuntando:

“Desde el “afuera partidario”, en la trinchera de la lucha social en que nos desenvolvemos, estamos más que contentos. La “Democracia de la Calle” tiene enormes potencialidades de una nueva reedición en escenarios de otro calibre, a partir de la nueva realidad política nacional abierta este domingo 2 de febrero. ¡Qué alegría!: estamos en mejores condiciones para lucha social.”

¿Es esto lo que quiere para Costa Rica más de un millón trescientos mil costarricenses que votó por Luis Guillermo Solís el pasado 6 de abril? No lo creo.

¿Qué acciones va a tomar Luis Guillermo Solís para detener y corregir esto, inmediatamente, antes de que sea demasiado tarde (no olvidar URSS, Cuba y Venezuela)?

¿Legalizar la coerción y la violencia en Costa Rica? [Reforma al Código Procesal Laboral]

Estándar

“…[H]emos alcanzado un estado en el que ellos [los sindicatos] se han convertido en instituciones especialmente privilegiadas a las cuales las reglas generales de la ley no aplican. Se han convertido en la única instancia importante en la que los gobiernos notablemente fallan en su función principal —la prevención de la coerción y la violencia.”
–Friedrich A. Hayek, Premio Nobel de Economía,  The Constitution of Liberty, 1960.

El Partido Frente Amplio (FA)–cuyos diputados electos han ofrecido sus oficinas como ‘sucursales’ de sindicatos radicales en la Asamblea Legislativa–está dispuesto a entregar sus votos al Partido Acción Ciudadana (PAC) para que pueda dominar el Directorio Legislativo a cambio de que se revoque el veto a la reforma al Código Procesal Laboral.

El veto que le aplicó la administración de la presidenta Laura Chinchilla–y que ahora se pretende eliminar–se encuentra más que justificado, ya que defiende los derechos y libertades de todos los costarricenses consagrados en nuestra Constitución.

Constitución Política de la República de Costa Rica
“ARTÍCULO 61.- Se reconoce el derecho de los patronos al paro y el de los trabajadores a la huelga, salvo en los servicios públicos, de acuerdo con la determinación que de éstos haga la ley y conforme a las regulaciones que la misma establezca, las cuales deberán desautorizar todo acto de coacción o de violencia.”

¿De qué estamos hablando cuando nos referimos a servicios públicos esenciales

“Se entiende como servicios públicos esenciales aquellos cuya paralización ponga en peligro los derechos a la vida, a la salud y a la seguridad pública, el transporte, mientras el viaje no termine, y la carga y descarga en muelles y atracaderos, cuando se trate de productos perecederos o de bienes de los cuales dependa la vida o la salud de las personas”

No resulta sorprendente que los miembros de las cúpulas de unos cuantos sindicatos–acostumbrados a usufructuar, impunemente, del ejercicio de la coerción y la violencia–y un partido radical neocomunista (FA) promuevan agresivamente una agenda que les permita acceder a más privilegios injustos y ganar poder a costa del sacrificio de derechos de los ciudadanos, de la libertad y de la democracia.

Lo que sí resulta sorprendente–y hasta desagradable–es que los representantes de otros partidos políticos–que supuestamente llegaron al Congreso para defender los intereses de todos los costarricenses–estén ‘considerando’, seriamente, vender sus almas y sus votos al diablo.

Elecciones 2014

¿Con qué cara justificarían los líderes y los diputados electos del PAC, del Partido Liberación Nacional (PLN) y del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) su apoyo a una iniciativa tan nefasta y contraria a los intereses de la mayoría?