Abuso de poderes del Banco Central perjudica a los costarricenses

Estándar

La mala experiencia con el límite al crédito–arbitrario e innecesario, desde un punto de vista técnico–representa un ejemplo más de cómo la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) abusa de sus poderes–‘cheques en blanco’ que le otorga su Ley Orgánica–y crea distorsiones que perjudican a los costarricenses.

Las restricciones al crédito impuestas por el BCCR  han frenado la inversión, el crecimiento de la producción y, como resultado, se han destruido puestos de trabajo (ver “Analistas descartan ‘burbuja’ en la economía si se liberan límites al crédito“).

La imposición de topes al crecimiento del crédito no es una buena práctica y debe eliminarse de inmediato (ver “Presidente del Banco Central no puede ignorar el ruido de las ollas vacías“).

Otros ejemplos, se relacionan con el abuso de la emisión monetaria (que se traduce en más inflación, que perjudica más a quienes menos tienen), la manipulación del tipo de cambio (decisión arbitraria de ‘defender’ el tipo de cambio en 500 colones por dólar y acumular reservas innecesarias, incrementando sus pérdidas y endeudando a los costarricenses).

manipulacion

Entre los beneficios claros de la dolarización oficial se encuentra el que permitiría eliminar buena parte de la arbitrariedad en el manejo monetario y cambiario que tanto perjudica a los costarricenses (ver “Arbitrariedad monetaria y cambiaria“.

“El BCCR manipula la emisión de dinero, las tasas de interés y el tipo de cambio, entre otras cosas, que muchas veces hacen la diferencia entre ganar o perder para una empresa y entre crear o destruir un puesto de trabajo. También, como resultado de cada intervención (o no-intervención) del Central, se transfiere riqueza—porque así lo decidió su Junta Directiva—de un sector a otro de la sociedad. Esto resulta evidente al observar cómo se afecta de manera positiva o negativa, mes a mes, el poder de compra de los salarios, los ahorros y las pensiones denominadas en colones o en dólares. También, varían los alquileres y las cuotas de préstamos y los pagos establecidos en los contratos. Esto significa que algunos terminan pagando más o menos de lo que le corresponde como consecuencia de la manipulación de la política monetaria y cambiaria. En síntesis, gracias a que una (mala) ley lo faculta, las decisiones de la Junta Directiva del BCCR son responsables por una parte importante de las respuestas a las preguntas de quién obtiene quécuándo y cómo en la sociedad costarricense.”